Idiomas
Selecciona el idioma del sitio:

English Spanish

Patrocinados

Menú principal
· Home
· Análisis
· Archivo
· Descargas
· Encuestas
· FAQ
· Foros
· Juegos en línea
· Lista de prisioneros
· Manuales y revistas
· Mapa del sitio buscadores
· Mapa del sitio público
· Mensajes privados
· Tags
· Trivial
· Tu cuenta
· Videojuegos en Ebay
· Webs interesantes

Prisioneros en línea
Bienvenid@, anónimo

Registro
¿Perdiste la contraseña?

Nombre de usuario:
Contraseña:
 
Usuarios
Usuarios en total: 10775
Nuevos hoy: 0
Nuevos ayer: 3
Último usuario: Zoky7

Más usuarios en línea
Usuarios: 2
Anónimos: 3193
Total: 3195

Usuarios en línea
Total en línea: 51
Anónimos en línea: 51
Usuarios en línea: 0


Juego al azar


Tags

Contador de visitas

Los 10 países que más nos visitan

1180748
1071934
970617
499336
455838
179778
137895
83321
82888
77454


Hoy visitas
Total visitas

La Mazmorra Abandon - La mejor selección de abandonware de terror y misterio de la red :: Ver tema - El incunable
 ·  Grupos de Usuarios  ·  Miembros  ·  Perfil  ·  Buscar  ·  Entre para ver sus mensajes privados
FAQ  ·  Entrar


El incunable
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema       Foros de discusión -> Relatos | Writings
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
niktgrump
Supremo Inquisidor
Supremo Inquisidor



Registrado: Jun 05, 2006
Mensajes: 868

MensajePublicado: Mar Ago 25, 2009 11:18 pm Asunto: El incunable Responder citando

Sólo podría sacarme de mi retiro un anuncio como aquel. El viejo N., un librero al que había comprado en diversas ocasiones varios volúmenes, me avisaba que el libro que buscaba yo con tanta ansía él lo había encontrado y me daba la ocasión de echarle un vistazo.

He de decir para quien no me conozca que mi biblioteca privada es mi única alegría y también mi obsesión. Encuentro en su olor a páginas y cuero envejecidos, en su silencio reverente y en sus palabras, desde las iluminadas a las más necias, la paz que no he hallado en el mundo ajeno a ella.

Me había citado pasada la medianoche, ciertamente una hora extraña, pero he de reconocer que no me importó lo más mínimo, tanto me consumía la excitación de ver al fin aquel libro del que tanto se hablaba entre susurros, y al que había llegado a creer una mera leyenda o, incluso, la broma de alguien para que yo me atormentase buscándolo.

El trayecto hasta el pueblo donde N. tenía su tienda de viejo se me hizo interminable. La impaciencia me devoraba y en una noche sin luna ni tan siquiera podía distraer mi mente mirando el paisaje.

El tema del libro no tenía ningún interés en realidad para mí. Era un tratado de magia negra, a mi entender, meras supercherías en las que me negaba a creer. Pero aquellas hojas estaban envueltas en una historia más interesante que la tratada en su interior. Se aseguraba que no sólo su autor había enloquecido, si no que la cordura de los propios lectores estaba en peligro al leer los terrores que dejaban al descubierto aquel escrito. Y conocía varias terribles anécdotas que trataban de probarlo. Reconozco que creía en ellas tanto como en la brujería, pero encendían mi imaginación y parte de mí no sólo deseaba descubrir que había de cierto si no que fueran reales.

El pueblo finalmente apareció a la vista. Una fina capa de niebla lo inundaba como un sudario frío y húmedo.

Despedí al cochero frente a la puerta de la librería y me arrebujé en mi abrigo. Sobrecogido por la tétrica estampa me moví más como un ladrón que como el caballero que soy. Llamé tímidamente a la puerta y pronto pude ver por el ventanal repleto de las portadas de muchos libros la luz de una vela moviéndose.

Traté de calmar mis nervios diciéndome que faltaba poco para que mis dedos acariciasen aquellas hojas que tanto habían anhelado.

Cuando N. abrió finalmente la puerta el corazón me dio un vuelco pues adiviné que no mentía y que aquel libro estaba en su poder.

N. había sido siempre la imagen del hombre tranquilo. Un cuerpo rechoncho de movimientos pausados y algo torpes, voz grave y meditabunda y, sin embargo, de ojos vivaces, llenos de curiosidad. Sin embargo lo que apareció ante mi aquella aciaga noche apenas si se le parecía. Las manos crispadas, la que sostenía el pebetero temblaba de tal forma que amenazaba con derramar la cera de la vela por toda la estancia. Sus pequeños ojos marrones se movían de lado a lado sin fijar la mirada en sitio alguno, mientras su boca se torcía en una mueca de terrible preocupación. Unas perlas de sudor aparecían en su calva pese al frío de la noche.

Pareció no verme hasta pasados unos segundos.

-Ah, es usted. -dijo finalmente abandonando su estado de estupor volviendo a su calma habitual. -Pase, pase. -Hizo un gestos con su brazo y saco la cabeza a la calle como si se tratase de un conspirador que temiese estar siendo espiado.

He de reconocer que el nerviosismo de N. terminó por alterar mi estado, si bien traté de mantener la compostura y me demoré al quitarme mi abrigo. El viejo librero no se ofreció a guardármelo y debí sujetarlo con mi brazo.

-Así pues, ¿lo ha encontrado? -Obvié todo formalismo. N. volvió al punto a su estado de excitación.

-No debería haber venido. No tiene idea usted de lo que es. -La voz de N. tembló de tal manera que un escalofrío recorrió mi espalda. ¿Qué había visto aquel hombre, por norma apacible, que le había puesto en tal estado? Aquella pregunta no hacía más que alimentar mi curiosidad y que creciesen mis deseos de ver aquel libro pero para mi desesperación se dejo caer en un sillón en vez de mostrármelo al momento.

-¿Lo ha leído?

N. negó con la cabeza, una mirada horrorizada en la cara.

-Yo no sabía... -Se pasó la lengua por los labios intentando tal vez hallar las palabras. -Es malvado, el mismo libro, como si su contenido hubiese pervertido a las paginas en la que está escrito. Yo no sabía, no creía... de otra forma, jamás se lo hubiera buscado. El vacío no es tal. -N. calló durante un minuto. Estaba absorto en sus pensamientos y yo no encontraba palabras que decir para apremiarle a que me mostrase el volumen. -En mi búsqueda la mayoría de mis contactos negaban su existencia, incluso se reían de mi por creer en tal leyenda, los pocos que desconocían de su existencia no parecían encontrar nada y uno me recomendó que no buscase por si lo encontraba. Lo cierto es que había olvidado mi investigación tras tantos meses infructuosos. Y ayer encontré sobre el mostrador un paquete sin remitente ni nota pidiendo precio o dando explicación alguna. Supe enseguida lo que era antes de romper el papel en que estaba envuelto. Sentía un temor reverencial. No podía siquiera acercarme al bulto pero a su vez sentía su llamada con una voz muy clara dentro de mi cabeza. No sé cuanto tiempo permanecí de pie luchando contra mi mismo. Tratando de decidir si abría o no el envoltorio. Finalmente ganó mi curiosidad. Era lo que yo sospechaba y lo que usted anhelaba. Y a pesar de parecer un libro normal rezumaba... maldad.

-¿Dónde lo tiene? -Empezaba a molestarme tanta cháchara.

-No llevaba título alguno en las tapas y me negaba a abrirlo. Decidí llevarlo al sótano, donde mi almacén y llamarlo a usted. Al cogerlo noté un peso excesivo, no un peso si no más bien una resistencia del propio libro a ser escondido. Oía otra vez la voz pidiéndome que ojeara, que lo leyese y sin embargo me negué. Lo dejé sobre una mesa y, por ridículo que suene, al subir las escaleras tuve que mirar dos veces a mis espaldas para asegurarme que no había cobrado vida y me seguía. Le mandé el recado para que viniese, no sé por que retrasando el encuentro a hoy cuando lo que deseaba era deshacerme del libro cuanto antes.

-Démelo. Así ambos estaremos contentos. -Ardía en impaciencia.

-Espere. Con mi historia estoy intentando ahorrarle horrores sin fin. Escúchela, por favor.

-No me hará cambiar de opinión. Antes al contrario.

-Es la ignorancia la que habla por usted... ha sido un error que viniera. Ojala hubiera destruido el libro.

-¿Destruirlo? -Estallé. -Ha enloquecido. Demasiados libros, como Alonso Quijano.

-Me temo que esa enfermedad nos es común. Sólo trato de salvarlo ya que yo estoy perdido. A pesar del temor me obsesionó. No tarde en cerrar las puertas de la librería a pesar de que apenas era mediodía. No dejaba de pensar en sus tapas negras y en lo que contenían. Me senté durante horas en el almacén sintiendo un frío sobrenatural en mis huesos hasta que una imposible ráfaga de viento abrió el libro e hizo que sus páginas desfilaran ante mis ojos. Las hojas se movían adelante y atrás deteniéndose a veces para que yo pudiera leer aterrado un párrafo o viese alguno de sus dibujos.

-Creí que había dicho que no lo leyó.

-Y no lo hice. Me vi transportado. Eran sensaciones vividas de las que no he salido hasta que no ha llamado a la puerta, como si el libro me dejase marchar sabiendo que tenía una nueva victima. No sabe lo que es.. no puede saberlo... el vacío estelar, su frío y de pronto saber que no es tal, que hay voluntades tan ajenas a la humana, sentir sus ansías, sufrir sus combates. Dioses y nosotros meras hormigas. Hundirse en el océano, saber que sus pulmones están anegados, que tu cuerpo se aplasta ante el peso de tanta agua y ver, pese a estar en una oscuridad que nunca ha conocido la luz, una ciudad de formas imposibles en el fondo arenoso y que su señor duerme esperando el momento de tomar el control de la superficie y someter y destruir a la raza humana y que no hay esperanza, que los que lo combaten sienten el mismo desprecio por nosotros...

-Muéstramelo. -Zarandeé al viejo que salió de su ensoñación. Quería ver con mis propios ojos tales maravillas. Le di la espalda y busque la entrada al sótano con mi mirada. N. puso su mano en mi espalda tratando de detenerme.

-Deténgase, se lo ruego. -Pero yo estaba enloquecido. Sus, estaba seguro que de eso se trataba, locuras habían excitado mi imaginación aun más. Abrí dos puertas hasta encontrar las escaleras que descendían al sótano. El librero me seguía gimiendo que me detuviese. Pero en ese punto ni las trompetas del Juicio Final harían que me parase.

Baje a trompicones las escaleras, a punto de tropezar varias veces. Oía la voz de la que hablaba el viejo resonar en mi cabeza, llamándome, guiándome.

El sótano estaba a oscuras salvo la mesa donde descansaba el libro. La estancia estaba helada con un frío extraño que se clavaba en los huesos y que hacia que nubes de vaho se escaparan a cada una de mis respiraciones. Y al olor de las paginas amarillentas y del moho se le unía el del terror.

Me detuve frente al escritorio. La respiración entrecortada. N., que me había alcanzado, tenía razón, nada diferenciaba a este libro de cualquier otro y sin embargo... emanaba de el un algo... maldad lo había llamado, pero no se trataba exactamente de eso... era... ¿acaso vida propia? ¿conciencia?...

N. volvió a agarrarme del hombro sacándome de terribles ensoñaciones.

-¿Cuánto pide por él? -En ese momento hasta mi alma inmortal me hubiese parecido un precio pequeño.

-¿No lo entiende? Debemos destruirlo ahora que estamos a tiempo, antes de que nos atrape.

Una sacudida me recorrió todo el cuerpo ante la idea de que el librero cumpliera su amenaza. Intente agarrar el libro para protegerlo pero N. me empujó y se interpuso entre el mueble y yo.
Me abalancé sobre él completamente enloquecido. Le golpeé como una bestia salvaje y él se defendió con todas sus fuerzas.

-Sus secretos serán para mi. -Me oí decir.

Caímos sobre la mesa. Yo sobre N. notando como sus pies pateaban el suelo tratando de erguirse. Su cara se amorataba a cada nuevo puñetazo, pero seguía hablando, palabras que yo no oía. Estaba poseído, escuchando otras voces en mi cabeza.

Trató de liberarse de mi una última vez. Agarré el tomo y le golpeé con él, una vez, otra y otra... su sangre me manchaba y no me importaba, era una liberación tal salvajismo. Incluso cuando su cara se convirtió en un amasijo de carne sin forma reconocible continué atacándola.

Caí de rodillas y solté el libro. La furia fue sustituida por el terror. Las tapas, todas sus hojas estaban empapadas de la sangre del librero. En mi afán por salvarlo había destruido el libro, o eso creía.

Aquellas páginas absorbieron con el placer del hambre saciada la vida de N. y el Necronomicón se abrió ante mí.

FIN

Para ti, que no me dejas tiempo para escribir y que sin embargo me obligas a hacerlo.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
guardian
Administrador
Administrador



Registrado: Oct 28, 2005
Mensajes: 8450

MensajePublicado: Mie Ago 26, 2009 4:38 am Asunto Responder citando

¡Jo! ¡Vaya sorpresa! Qué guardado te lo tenías, ¿ehhh? jajaja. No sabía que estuvieras escribiendo un relato durante estos días Very Happy

Me ha alegrado mucho ver de nuevo un escrito tuyo y he de decir que me ha gustado mucho. De las veces que mejor te he visto hacer uso de los sustantivos y los adjetivos dotando al texto de un gran grafismo. Sólo se observa algún término repetido en una o dos ocasiones en apenas espacio alguno, pero eso con una segunda lectura de corrección se soluciona. En líneas generales, muy buen relato, mi más sincera enhorabuena Wink

NOTA -> ¡Y anímate a hacer más! Laughing
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor
Lord_Damian
Jefe de mazmorras
Jefe de mazmorras



Registrado: Aug 04, 2008
Mensajes: 716

MensajePublicado: Mie Dic 09, 2009 7:29 am Asunto Responder citando

Muy buen relato el del señor Nikt... Como bien dijo Guardián, esta dotado de un gran grafismo. Muy bueno. Wink

PD: Admito que antes no me había detenido a mirar todos los relatos y hoy un pequeño insomnio me hizo hacer pasar por la zona del terror Twisted Evil
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
niktgrump
Supremo Inquisidor
Supremo Inquisidor



Registrado: Jun 05, 2006
Mensajes: 868

MensajePublicado: Dom Dic 13, 2009 3:28 pm Asunto Responder citando

Gracias por comentar Lord. Lo cierto es que la sección de relatos parece estar algo olvidada y sin embargo tiene cosas más que interesantes.

Espero que despues de leer tan terribles historias pudieras conciliar el sueño xD
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes de anteriores:
Publicar nuevo tema  Responder al tema    Foros de discusión ->  Relatos | Writings Todas las horas son GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro




Powered By: phpBB © 2001 - 2008 phpBB Group

WoW_Horde Theme By: Realm Designz
Copyright © RealmDesignz.com 2008 All Rights Reserved
Forums ©
El administrador de la presente página no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus usuarios, siendo cada uno de ellos responsable único y directo de las consecuencias que se puedan derivar de sus acciones y/o manifestaciones.

El material que en esta página se encuentra no vulnera en ningún momento la legislación ni los derechos de las compañías propietarias de los juegos y/o utilidades que aquí se albergan. Asimismo, la web cumple con la normativa reguladora de la IDSA/ESA.

Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos sin el consentimiento expreso de sus autores.

Valid HTML 4.01! Valid CSS!

Games Blogs
Games blog

PHP-Nuke Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL. PHP-Nuke comes with absolutely no warranty, for details, see the license.


WoW Horde Theme
Copyright © 2008-2009 PHPNuke Theme All Rights Reserved.

WarCraft Renders/Images
Copyright © 2008 of Blizzard Entertainment Co.