HOME FORUMS DOWNLOADS REVIEWS ACCOUNT
Idiomas
Selecciona el idioma del sitio:

English Spanish

Patrocinados

Menú principal
· Home
· Análisis
· Archivo
· Descargas
· Encuestas
· Estadísticas
· FAQ
· Foros
· Lista de prisioneros
· Manuales y revistas
· Mapa del sitio buscadores
· Mapa del sitio público
· Mensajes privados
· Recomiéndanos
· Sorteos
· Tags
· Top 10
· Trivial
· Tu cuenta
· Webs interesantes

Prisioneros en línea
Bienvenid@, anónimo

Registro
¿Perdiste la contraseña?

Nombre de usuario:
Contraseña:
 
Usuarios
Usuarios en total: 12385
Nuevos hoy: 0
Nuevos ayer: 1
Último usuario: lothardis

Más usuarios en línea
Usuarios: 2
Anónimos: 3193
Total: 3195

Usuarios en línea
Total en línea: 330
Anónimos en línea: 330
Usuarios en línea: 0


Juego al azar


Tags

Contador de visitas

Los 10 países que más nos visitan

3229034
1080516
1011443
526284
459929
189389
141478
125993
107445
94419


Hoy visitas
Total visitas

La Mazmorra Abandon - La mejor selección de abandonware de terror y misterio de la red :: Ver tema - Masters de Augusta 2.009
 ·  Grupos de Usuarios  ·  Miembros  ·  Perfil  ·  Buscar  ·  Entre para ver sus mensajes privados
FAQ  ·  Entrar


Masters de Augusta 2.009
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema       Foros de discusión -> Otros temas | Offtopics
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
guardian
Administrador
Administrador



Registrado: Oct 28, 2005
Mensajes: 9058

MensajePublicado: Vie Abr 10, 2009 5:00 pm Asunto: Masters de Augusta 2.009 Responder citando

Como amante que sabéis que soy del golf voy a llevar a cabo una cobertura del torneo para todos aquellos que no lo puedan ver. De esta forma, al término de cada jornada dejaré un amplia crónica de lo acontecido para un mejor seguimiento.

¡Saludos!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
guardian
Administrador
Administrador



Registrado: Oct 28, 2005
Mensajes: 9058

MensajePublicado: Vie Abr 10, 2009 5:01 pm Asunto Responder citando

Masters de Augusta - Primera jornada (Jueves 9 Abril 2.009)

Un año más y tras el obligado parón de nada más y nada menos que ocho meses desde que concluye el US PGA, la temporada de los "Grandes" daba comienzo ayer jueves con el primero de ellos, el siempre mítico y celebérrimo "Masters de Augusta" que se disputa en Georgia. Para muchos, el mejor y más vistoso de los cuatro que se celebran entre los meses de Abril y Agosto cada año y el que en sus dos últimas ediciones más polvareda ha levantado con las decisiones tomadas por la organización del "Augusta National", ajena e independiente a la USGA que se ocupa del resto de torneos del circuito americano.

Dicha polémica generada en sus dos últimos años había venido dada por las críticas y la oposición del principal activo de este deporte, los propios jugadores, que habían sufrido en sus mismas carnes las drásticas modificaciones de un campo que hasta entonces se había mostrado receptivo y magnánimo con todo aquel que lo abordase. Calibrando en su justa medida la dificultad del mismo, se había logrado engrandecer la leyenda de un torneo ya de por sí egregio.

Sin embargo, la vuelta de tuerca que en las ediciones de 2.007 y 2.008 se había dado únicamente había conseguido privar de un magnífico espectáculo a todos los que de manera fiel siguen este noble deporte. Basta con echar una rápida y fugaz ojeada a sus respectivas clasificaciones para poder observar cómo el pasado año sólo 10 jugadores lograron bajar del par del campo al término del torneo, mientras que en el 2.007 la situación se tornaba más preocupante aún, resultando ser el ganador final el estadounidense Zach Johnson con un resultado de un golpe sobre el par del campo en una de las ediciones más duras que se recuerdan en la historia del "Masters".

Fruto de las críticas, los jugadores que desde principio de semana se habían dado cita en el campo para iniciar sus prácticas así como los aficionados más madrugadores e incondicionales pudieron comprobar "in situ" que las quejas y demandas que se habían sucedido a lo largo de todo el año no había caído en saco roto. Una importante reducción del metraje del campo unida a una mayor amplitud de varias de sus calles hacían posible atacar en una mejor disposición la gran mayoría de los "greenes", prohibitivos hasta el año pasado.

Tras haber recapacitado, los rectores del "Augusta National" habían optado por reconsiderar sus decisiones y escuchar a aquellos que, al fin y al cabo, son los que deben disfrutar y hacer lo propio con todos aquellos que desde meses atrás tienen marcada esta fecha en el calendario. Los resultados de las prácticas de cada uno de los jugadores que desde el lunes se encontraban entrenando parecían ser lo suficientemente satisfactorios y todo esta listo para levantar el telón de esta gran función para todo el público.

De esta forma daba comienzo la primera jornada, nunca exenta de sorpresas, en la que como viene siendo habitual los veteranos que acuden a esta cita como reconocimiento a logros pasados empezaban a copar los últimos puestos de la clasificación en su enfrentamiento claramente desigual con los "senior" y las promesas llegadas de las rondas previas para las que siempre hay hueco en este torneo. Nombres ilustres y leyendas de este deporte como Fuzzy Zoeller, Tom Watson, Mark O'Meara, Billy Mayfair, Craig Stadler, Gary Player (para el que será su último año) o Raymond Floyd sucumbían ante un siempre exigente campo para las ya su mermadas cualidades. Mayor sorpresa es la que protagonizaban otros grandes como Ben Crenshaw, Sandy Lyle, Greg Norman y, por encima de todos, Larry Mize, quien con un brillante resultado de 5 golpes bajo el par del campo se encaramaba hasta el "Top" 5 de la tabla en esta primera jornada.

Por otro lado, cinco eran en total los jugadores "amateur" que tomaban parte este año y que, en el día de ayer, comprobaban que la experiencia es un factor fundamental en un torneo de esta índole para controlar todos y cada uno de los aspectos que de manera más o menos visible esconde este, en ocasiones, indómito campo de Augusta. Con un resultado del par del campo el norteamericano Jack Newman (nada que ver con el renombrado actor) era el único que conseguía maquillar el resultado, aún y todo lejos de la cabeza de la clasificación. Los otros jóvenes, encabezados por un esperanzador Danny Lee que ya sabe lo que es ganar un torneo del circuito europeo a su corta edad, no eran capaces de acabar en números de corte y, salvo reacción milagrosa, será difícil su concurso durante el fin de semana.

Con asombro podíamos observar al término de esta primera jornada la presencia de jugadores llamados a hacer algo en este "Masters" en la parte baja de la clasificación. Hombres como Choi (+4), Ernie Els, Retief Goosen, Justin Leonard (+3), Justin Rose (+2), Sergio García, Camilo Villegas o Phil Mickelson (+1) eran incapaces de enderezar su vuelta haciendo gala de una serie de errores e imprecisiones que les condenaban a ocupar lugares lejanos a los primeros puestos. Mientras unos tendrán que luchar a brazo partido por recuperar una desventaja que podría suponer un importante "handicap" de aquí al domingo, algún otro engrosará la lista de aquellos que se queden fuera del corte, teniendo que hacer las maletas tras la disputa de los segundos 18 hoyos. Mención aparte merece el neozelandés Michael Campbell que hace años estuviera a punto de hacerse con el primer "Grande" de su carrera profesional y que, en el día de ayer, fue el único que alcanzó el registro de los 80 golpes, algo impensable en él tiempo atrás.

Sin hacer mucho ruido, otros nombres importantes como Ogilvy, Singh, Scott, Casey, Cink o Zach Johnson se dejaban ver en la zona tranquila de la clasificación, no muy alejados de la cabeza y para los que no debería suponer dificultad alguna pasar el corte de hoy viernes. Una vez logrado, el asalto a las primeras posiciones debería ser una obligación para todos ellos, esperando algún "pinchazo" de los de arriba.

En mejor disposición partirán en la segunda jornada otros importantes jugadores como Harrington, Weir, Clark o el mismísimo Tiger Woods, cuyo rendimiento suponía una incógnita para compañeros, aficionados y periodistas tras el año en blanco que se ha visto obligado a pasar debido a la lesión de rodilla que sufriera allá por el mes de Junio del 2.008. Una visita al quirófano que le hizo perderse el resto de la temporada y cuya recuperación ha llevado a cabo en el más absoluto de los silencios. Su discreto regreso hace únicamente tres semanas nos dejaba con las mismas dudas que ya teníamos y su participación de ayer no ha hecho otra cosa que disiparlas y confirmarnos que Tiger, una vez más, ha vuelto.

Echando un vistazo a la zona noble de la tabla, no destaca por la presencia de grandes golfistas salvo por un Jim Furyk que firmaba una magnífica tarjeta de 6 golpes bajo el par del campo y un Chad Campbell que, contra pronóstico, no sólo pasó a liderar el torneo al término de los primeros 18 hoyos, sino que a punto estuvo de lograr el mejor registro de la historia de Augusta. Con un resultado de -9 se situaba en el "tee" del 16, a falta de 3 hoyos, igualando los guarismos de dos clásicos como Nick Price y el ya mencionado Greg Norman. Superar estos resultados y obtener la mejor vuelta en todos los años de existencia del "Masters" era factible a pesar de la dificultad de los dos hoyos que cerraban el campo. Un trabajado par en el antepenúltimo hoyo dejaba aún la opción de lograrlo; sin embargo, una sucesión de dos "bogeys" en el 17 y 18 frustraba este conato de récord.

Por lo que respecta a la participación española, sombras y luces en una jornada que deparó grandes sorpresas como el notable concurso de un José María Olazábal al que apenas se le ha visto competir en los dos últimos años debido a sus problemas de espalda y grandes decepciones como la de un Sergio García al que se le sigue atragantando el campo de Augusta. Miguel Ángel Jiménez cumplía con los pronósticos erigiéndose en el mejor español de esta primera jornada mientras que el debutante Álvaro Quirós achacaba la inexperiencia en torneos de esta magnitud con un buen número de "bogeys" tras un más que prometedor inicio.

De esta forma llegaba a su fin el primer día de competición en el que, si no se acababa consuigiendo el récord de Chad Campbell, sí se lograría con el de un total de 38 vueltas bajo el par del campo, 3 más que en el año 1.992, mejor registro hasta el momento en la historia del "Masters de Augusta".

Tras una primera jornada que ha mostrado la cara más amable y las bondades de un campo inaccesible en sus anteriores ediciones, queda en manos de los rectores manejar los "tees" y las posiciones de bandera con el fin de endurecer gradualmente en cierta medida un campo que se ha mostrado excesivamente noble en su primera toma de contacto y, de esta manera, adecuarlo al espéctaculo que seguro nos brindarán todos los jugadores que se hallan en competición.


Guardian_Misterioso
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
guardian
Administrador
Administrador



Registrado: Oct 28, 2005
Mensajes: 9058

MensajePublicado: Sab Abr 11, 2009 4:21 pm Asunto Responder citando

Masters de Augusta - Segunda Jornada (Viernes 10 Abril 2.009)

Extraña jornada la vivida ayer viernes en la que se pudo observar una importante diferencia en lo que a juego y resultados se refiere entre los puestos de cabeza y aquellos que luchaban por pasar el corte. Mientras por arriba los números eran bastante bajos y respondían al cambio de filosofía por parte de la organización del "Augusta National", por abajo resultaban ser muy abultados, lo que extrañaba dadas las condiciones en las que se jugó la pasada jornada del jueves.

Sí se pudo apreciar, sin embargo, el aumento gradual de la dificultad que se suponía para el día de ayer. Las posiciones de bandera, en muchas de las ocasiones, empezaban a responder a lo que una segunda jornada de un "Grande" debe ser. Ello propició, para gozo de los que lo están presenciando a lo largo de toda la semana, un buen número de meritorios e ingeniosos golpes que en un campo como el de Augusta que no regala absolutamente nada se hacen necesarios para salvar la tarjeta.

Como ya se preveía, algunas notables sorpresas se produjeron al término de esta pasada jornada. Con un total de 46 jugadores que no fueron capaces de pasar el corte, a los ya veteranos y clásicos se unieron grandes nombres del panorama internacional como Zach Johnson (ganador de la chaqueta verde en 2.007), Justin Leonard, Choi, Cink, Scott o los mismísimos Goosen y Els, que partían como candidatos para hacerse con el triunfo final en este torneo y que han defraudado a todos aquellos que habían depositado su confianza sobre ellos.

Asombraron, por otro lado, hombres como Mize o Lyle que, a pesar de su edad, lograron meterse en el corte no sin pasar dificultades en ambos casos. Quizás no le sorprendiera tanto al segundo que en sus dos últimas participaciones también logró estar el fin de semana con los mejores. Su participación en la segunda mitad del torneo se antoja, de todos modos, testimonial.

Los que sí decepcionaron fueron, sin ninguna duda, los "amateur". Un total de cinco jugadores llegaban a esta cita tras haber conseguido sus correspondientes invitaciones logradas gracias a las rondas previas que habían disputado y les habían porporcionado esta oportunidad. Oportunidad, sin embargo, que ninguno de ellos aprovechó. El que más cerca se quedó de conseguirlo fue el holandés Saxton, que con tres golpes sobre el par del campo tras la disputa de 36 hoyos se situó finalmente únicamente a dos de poder estar presente las jornadas de sábado y domingo. Por su parte, el neozelandés Danny Lee, sobre el que recaían todas las esperanzas por ser el único que contaba con una victoria en el circuito profesional, finalizaba con un resultado de once golpes sobre el par del campo, muy lejos de lo que se esperaba de él.

Cerca estuvo de echar por tierra el trabajo de dos días el también joven Rory McIlroy, que a falta de 5 hoyos pasó de ocupar las posiciones de privilegio a sufrir por pasar el ansiado corte. Un doble "bogey" en el hoy 16 y un triple "bogey" en el 18 a punto estuvieron de costarle un disgusto. Mismos problemas por los que le tocó pasar al vigente campeón, Trevor Immelman, que durante buena parte del día estuvo más cerca de tener que hacer las maletas que de quedarse para la disputa de los últimos 36 hoyos del fin de semana.

Cabe destacar, desde luego, la actuación de la armada británica. Sin hacer mucho ruido de momento pero habiendo logrado meter en el corte a todos sus hombres a excepción de Oliver Wilson. Reseñable, sobre todo, es la participación en el día de ayer de uno de sus principales referentes, Justin Rose, que comenzando desde atrás fue capaz de remontar posiciones sacando adelante una importante y díficil papeleta con dos "birdies", entre otros, logrados desde la arena.

Pero, para que a unos les vaya bien, a otros les tiene que suceder lo contrario, y eso es lo que le pasó a otro antiguo campeón del "Masters de Augusta" como es Mike Weir. Tras una más que meritoria primera jornada en la que se postulaba como claro candidato a luchar por el triunfo, las dificultades por las que le tocó pasar el día de ayer le alejaban de la cabeza de la clasificación, lo mismo que les ocurría a Miguel Ángel Jiménez, Harrington o Hunter Mahan.

Una mayor regularidad mostraban durante el reccorido otros dos que siempre entran en las quinielas como son Ogilvy y Singh. Rozando como se encuentran el "Top" 10 y a sólo seis golpes de los líderes hace que se tenga que pensar en ellos como dos serios candidatos al título. Lo mismo que Tim Clark y Rory Sabbatini, que en una jornada negra para los intereses del golf sudafricano han conseguido sacar petróleo y encaramarse a los primeros puestos de la tabla.

Quien no podía faltar a esta cita no era otro que el doble campeón Phil Mickelson. Cuando peor lo estaba pasando, un golpe de gracia le permitió recuperar el juego que sólo él sabe hacer y que tantas victorias le ha proporcionado. Un parcial de -5 en siete hoyos que ha supuesto un golpe sobre la mesa del americano que, a partir de ahora, va en busca de una chaqueta más para su ya nutrido armario.

Pero si alguien se merece una mención especial por la solidez de su juego, ése no es otro que el siempre afable Kenny Perry. Un golfista al que hace 3 años casi todo el mundo daba por acabado y al que querían pasar al circuito de veteranos sin pensarlo. Sin embargo, su determinación y su confianza le permitieron recuperar su juego y volver a ser tremendamente competitivo, algo que demostró en la pasada edición de la "Ryder Cup". La posición de privilegio que ocupa la comparte con el que a lo largo de los dos días ha sido líder, el también norteamericano Chad Campbell, quien durante la jornada de ayer ha sembrado algunas dudas, lo que ha hecho que su candidatura ya no sea tan fiable como hace escasamente 24 horas.

Por lo que respecta a la vuelta de Tiger a la alta competición, ésta no se está produciendo como algunos pensaban, volviendo a sus orígenes y arrasando desde el primer día. Sus discretos números le han permitido no pasar dificultades hasta este momento y contar aún con opciones de hacerse con la victoria. Siete golpes de desventaja no deben suponer para un campeón como él "hándicap" alguno y en una siempre dura jornada como es la del sábado tendría que aprovechar para recortar distancia respecto a los primeros clasificados y así poderse presentar con posibilidades en el "tee" del uno el domingo.

En cuanto a la participación española, las alegrías y tristezas se han repartido a partes iguales. Si Álvaro Quirós y Olazábal eran incapaces de superar el corte (mala fortuna para este último), Miguel Ángel Jiménez y Sergio García sí lo lograban, siendo reseñable la vuelta de 5 golpes bajo el par del campo de este último que le deja en una posición franca para atacar a los de arriba.

Encontrándose así de apretada la clasificación, se presenta apasionante esta jornada de sábado en la que se espera que la organización cambie las posiciones de bandera y riegue los "greenes" con el fin aumentar algo más la dificultad del recorrido y que, de esta forma, se vayan confirmando las posiciones de cabeza de cara a los últimos 18 hoyos del domingo.


Guardian_Misterioso
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
guardian
Administrador
Administrador



Registrado: Oct 28, 2005
Mensajes: 9058

MensajePublicado: Dom Abr 12, 2009 5:21 pm Asunto Responder citando

Masters de Augusta - Tercera Jornada (Sábado 11 Abril 2.009)

A tenor de lo visto en las dos jornadas precedentes se esperaba que ayer sábado el campo recibiese a los 50 supervivientes del viernes con una mayor crudeza de la mostrada los días anteriores y sin la intención por parte de la organización de que se diera concesión alguna a los jugadores en liza. Sin embargo, lo que se pudo observar fue una fidelidad a la línea de dificultad ascendente que desde hace meses los rectores del "Augusta National" tenían planificada tras las críticas de los últimos años vertidas sobre dicha organización.

No se retrasaron los "tees" con el fin de aumentar el metraje del campo como podía pensarse ni se regaron excesivamente los "greenes", algo que suele ser propio de una tercera jornada de un "Grande". Sí se cambiaron, en cambio, las posiciones de bandera respecto a las ubicaciones que habían tenido durante el jueves y el viernes. Se consiguió un equilibrio casi perfecto entre banderas asequibles y otras de mayor complejidad, lo que dio como resultado un buen espectáculo de juego y golpes, sobre todo en las posiciones de cabeza, donde se sucedieron varios cambios de líder a lo largo de los 18 hoyos.

Todo ello contribuyó a ver un buen número de vueltas por debajo del par, entre las que destacaron los 68 golpes de Furyk, Stricker, Poulter, O'Hair o Flesh y que, al término de la jornada, un total de 31 participantes se encontrasen, momentáneamente, ganando a un campo tan exigente como es el de Augusta.

Sin embargo, como ocurriera durante el día anterior, hubo que lamentar actuaciones, cuanto menos, mejorables. Es el caso de Miguel Ángel Jiménez, que tras una magnífica jornada de jueves en la que se postulaba como candidato a enfundarse la chaqueta verde (cerca a estado en otras ediciones) firmaba una tarjeta de 78 golpes que le apartaba de toda posibilidad de hacer algo importante, lo mismo que al canadiense Mike Weir, que lejos de mostrar la fortaleza mental de la que hizo gala en la consecución de su primer "Masters" terminaba sucumbiendo ayer viernes con una lamentable tarjeta de 79 golpes (la peor del día).

Más anodinas resultaron ser las vueltas de grandes nombres del circuito como Casey, Appleby, Allenby, Rose o el mismísimo Trevor Immelman, ganador el año pasado, de los que se esperaba mucho más y que pronto se quedaron sin opciones de luchar por nada. Más frustrante fue incluso la jornada para Padraig Harrington, en busca como estaba de su particular "Harrington Slam", cuyas opciones se vieron dinamitadas justo al comienzo. Un total de 9 golpes en un "a priori" no muy complejo par 5 del hoyo 2 que le condicionarían para el resto del día, a pesar del atisbo de remontada que intentó protagonizar con "birdies" en los hoys 5, 8 y 9.

De igual manera afrontaban este sábado Vijay Singh, Ogilvy y el colombiano Villegas una de sus últimas oportunidades para engancharse al tren de cabeza. Sus insulsos resultados obtenidos hasta ese momento les obligaban a jugar de una fomar más ofensiva atacando las banderas si querían partir desde una posición más cercana a las posiciones privilegiadas de la tabla. Sin embargo, no sería la tarde de ninguno de ellos y sus aspiraciones al título se ven desvanecidas ante la solidez que están demostrando los hombres de arriba.

Con más corazón que cabeza lo intentaron, también, los dos grandes favoritos, Mickelson y Woods. El comienzo titubeante de ambos no parecía presagiar nada bueno; sin embargo, una demostración de coraje por parte de los dos mediada la jornada hacía posible que, a pesar de los siete golpes de desventaja con los que les tocará partir, se les adjudique alguna opción de cara al triunfo final. Eso sí, todo pasaría por una brillante vuelta de cada uno de ellos esperando algún posible "pinchazo" de los tres primeros.

Los que sí lograban salvar el día de ayer eran los sudafricanos Clark y Sabbatini. Acechando al grupo de cabeza desde el jueves el primero y remontando desde atrás el segundo conseguían afianzarse en una cómoda posición entre los diez primeros a la espera de alguna que otra carambola que les facilitase empezar pronto ganando posiciones.

Pero si hay alguien que supo sacar provecho de esta difícil jornada, esos fueron Furyk y Cabrera. Frente a unos líderes Kenny Perry y Chad Campbell que hacían todo lo posible para no arriesgar y de esa forma no pasar apuros, el norteamericano y el argentino terminaban el día firmando dos magníficas tarjetas de 68 y 69 golpes, respectivamente, desplegando un juego que rayó a un nivel sobresaliente. Cabe destacar la actuación del "Pato", que desde que se pusiera en manos de su psicólogo ha visto mejorado notablemente su juego de "putt" y, a diferencia de otras ocasiones, es capaz de creerse que cuenta con muchas opciones para ganar su segundo "Grande".

La nota negativa, sin embargo, la protagonizaba el joven Rory McIlroy, quien en un ataque de rabia y frustración por un mal golpe ejecutado desde el "bunker" la emprendía a patadas con la arena, lo que debería haber sido motivo de descalificación. Los rectores de Augusta decidieron darle otra oportunidad y terminar el fin de semana a pesar de su reprobable comportamiento. Esperemos que no se repita.

Para finalizar, la actuación española que parecía haber recobrado nuevos bríos tras la jornada del viernes se quedó en un simple conato. Mientras Miguel Ángel Jiménez, como ya se ha dicho, pasaba a ocupar las últimas posiciones del corte, Sergio García dilapidaba sus opciones de victoria con una desafortunada vuelta de tres golpes sobre el par del campo.

Los últimos 18 hoyos de este primer "Grande" del año se presentan, pues, apasionantes con un gran número de jugadores con la candidatura intacta para luchar hasta el triunfo final. Sólo resta conocer si la organización aprovechará este último día para darle el toque maestro a un campo que hasta ahora se ha mostrado magnánimo con aquellos que lo han atacado o si lo suavizarán con el fin de dotar de espectáculo a esta jornada de domingo. Tiger, en su guarida, reza por que sea la primera de las opciones para poder enseñar sus garras. La emoción está servida.


Guardian_Misterioso
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Maquinita
Prisionero
Prisionero



Registrado: Dec 25, 2008
Mensajes: 30
Ubicación: The Cabin
MensajePublicado: Lun Abr 13, 2009 4:12 am Asunto Responder citando

Ganó Cabrera! lo estaba viendo por Golf TV, hasta que empezó el partido y lo dejé. Incluso en el comienzo había tenido una perfrmance bastante irregular, cayó en el búnker pero se recuperó. Very Happy Cuando cambié de canal todavía estaba segundo, me lo perdí... igual mañana lo repiten seguro. Wink

_________________
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
guardian
Administrador
Administrador



Registrado: Oct 28, 2005
Mensajes: 9058

MensajePublicado: Lun Abr 13, 2009 4:52 am Asunto Responder citando

Yo lo he visto completo y ya estoy trabajando en la crónica de la cuarta y última jornada. Espero que te guste cuando la leas Very Happy

¡Y enhorabuena a los argentinos de la página! ¡Gran torneo del "Pato"!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
guardian
Administrador
Administrador



Registrado: Oct 28, 2005
Mensajes: 9058

MensajePublicado: Mar Abr 14, 2009 5:57 am Asunto Responder citando

Masters de Augusta - Cuarta Jornada (Domingo 12 Abril 2.009)

Vibrante, espectacular, grandiosa, trepidante, ..., todo adjetivo utilizado se queda corto para definir la que durante mucho tiempo se recordará como una de las mejores últimas jornadas de un "Masters de Augusta". Si la preparación del campo en los últimos años trajo consigo un buen número de críticas, este año no puede ponérsele "pero" alguno a la decisión tomada por los rectores del "Augusta National", que ha logrado enganchar de nuevo a un público que ha llenado gradas y caminos haciendo gala de un entusiasmo que parecía haberse perdido en parte.

Dicho público que había vibrado durante los tres días anteriores no perdió el tiempo para coger sitio lo antes posible ante la que se preveía que fuera una intensísima jornada. Todos los ingredientes se encontraban dispuestos para conseguir elaborar una receta que aunara emoción y espectáculo a partes iguales, todo ello aderezado con la presencia de Mickelson y Woods en el segundo partido estelar, algo que hacía tiempo deseaba verse.

Por si esto fuera poco, el destino había deparado, caprichoso él, que ambos partiesen a siete golpes de los hasta entonces firmes líderes, Perry y Cabrera. La remontada, que se antojaba complicada, otorgaba un aliciente más a una ya de por sí completa jornada de domingo. Como si de una visita al "Circo del Sol" se tratase, se buscaba el más difícil todavía ante la ilusión de un público que acudía el día de ayer en masa con el frenesí propio de un niño.

Dando una tregua a los menos madrugadores el día daba comienzo y algún que otro resultado abultado se producía en las primeras horas de manos del canadiense Mike Weir (una de las decepciones del torneo), Andrés Romero o Rocco Mediate, lo que generaba alguna duda entre los ya numerosos asistentes. Nada más lejos de la realidad puesto que a continuación comenzarían a sucederse las primeras vueltas al par o por debajo de él, lo que dejaba una clara constancia de las intenciones por parte de la organización.

Mientras hombres como Vijay Singh, Lee Westwood, Rory Sabbatini o Sergio García se borraban pronto de la zona noble de la clasificación, otros debutantes como Anthony Kim o Rory McIlroy finalizaban con nota su participación en el siempre exigente campo de Augusta con la consiguiente experiencia adquirida para sucesivas visitas. Al igual que ellos, reseñable es la participación de dos veteranos como Sandy Lyle o Larry Mize que lograban terminar entre los treinta primeros ganándole finalmente al campo en ambos casos.

Más se esperaba de la armada británica, repleta de jóvenes talentos surgidos en la última década tras el vacío producido desde los tiempos del siempre genial Nick Faldo. Habiendo conseguido meter a casi todos sus jugadores en el corte del viernes, ninguno de ellos finalizaba en el "Top" 10, ni siquiera cerca de la cabeza de la clasificación. Los que mejor golf habían desplegado los tres días anteriores, Poulter y Westwood, eran presa de una importante "pájara" que echaba por tierra el trabajo realizado hasta entonces.

No sólo llegarían las decepciones desde tierras británicas; su vecino irlandés, el siempre afable Harrington, se encargaría de alimentarlas. Llamado como se encontraba para al menos luchar por estar arriba, nos dejaba únicamente una notable primera vuelta de jueves que pronto se vería emborronada por los múltiples errores que caraterizaron su peculiar "vía crucis" (ahora que estamos en Semana Santa) en el que se convirtió su participación del fin de semana.

Otros, como el hasta hace unas horas vigente campeón del "Masters" Trevor Immelman pasaban con más pena que gloria por esta edición del torneo, totalmente inadvertidos para el público que se daba cita a lo largo de los cuatro días. Únicamente brilló con luz propia de los sudafricanos Tim Clark, que con su característico palo "escoba" firmó un resultado acumulado de seis golpes bajo el par del campo que le permitirán volver el año que viene a intentarlo de nuevo.

Rozando las posiciones de privilegio finalizaban dos claros candidatos como Ogilvy y el colombiano Villegas, que de menos a más como ha sido su participación acabaron echando en falta un mejor comienzo que les hubiese otorgado alguna posibilidad. Casos contrarios al de Jim Furyk, que habiéndose colado entre los primeros no era capaz de reencontrarse con su juego de "putt" y decía adiós pronto a sus aspiraciones, a falta aún de varios hoyos y a la vista del empuje que mostraba el trío de cabeza.

Apartado especial merecen hombres como O'Hair, Mahan, Stricker, Flesh o Merrick, con los que nadie contaba y que, además de apretar y poner en apuros a los grandes favoritos, han aportado su granito de arena a esta apasionante edición del "Masters".

El que sí es digno de una mención con mayúsculas no es otro que el japonés Katayama, fuera de todas las quinielas desde un principio ante la escasa confianza que todavía existe hacía el golf nipón y que desarrolló un juego que rozó la brillantez. De no ser por una mejorable segunda jornada habría llegado en disposición de luchar de tú a tú el título con los que finalmente disputaron el "playoff" por la victoria final.

A punto de unirse a la fiesta de los que comenzaban el día en las tres primeras posiciones (Cabrera, Perry y Campbell) estuvieron el número 1 y 2 del mundo; es decir, los norteamericanos Tiger Woods y Phil Mickelson. Comenzando la jornada como lo hacían a siete golpes de los líderes poca gente apostaba por lo que supondría una sorpresa mayúscula en un día que se esperaba que deparara muchas opciones claras de "birdie" para todos los participantes.

Sin embargo, un comienzo fulgurante de Mickelson con seis "birdies" en ocho hoyos que le permitían empatar con la cabeza hacía saltar las alarmas de los que, por entonces, salían en los últimos emparejamientos de la tarde. Mientras Tiger, más tranquilo, minimizaba riesgos consiguiendo un "birdie" en el hoyo 2 y un "eagle" en el 8, lo que le hacía acercarse poco a poco confiando en sus segundos 9 hoyos.

Tras tres hoyos de transición, la reacción de Mickelson se vería cortada con un inesperado doble "bogey" en el hoyo 12 después de mandar la bola inexplicablemente al agua. Un error en la elección de palo que le podía costar la victoria y que echaba por tierra todo el trabajo realizado hasta entonces. Mientras, su máximo rival seguía contando los hoyos por pares, lo que tampoco le ayudaba a escalar posiciones a la espera de que alguno de los de arriba se cayese.

En un arrebato de coraje y amor propio el número 2 del mundo lograba sendos "birdies" en los pares 5 del 13 y 15, lo que de nuevo volvía a situarle con 10 golpes por debajo del par del campo. Siguiendo la estela marcada por su compañero de partido, Tiger conseguía acabar con "birdie" en el 13, 15 y 16 presentándose en el hoyo del 17 con la obligación de finalizar, al menos, con otro 3 en cualquiera de los dos últimos pares 4, mismo objetivo que pasaba por la cabeza del doble campeón de Augusta, Phil Mickelson.

Finalmente, la travesía de ambos sólo les serviría para acabar muriendo en la orilla, pues el "bogey" que cosechaban en el último hoyo les alejaba de toda opción por enfundarse una nueva chaqueta verde. La atención ahora se centraba en sus dos compatriotas y el argentino Cabrera, que dirimían un mano a mano a tres bandas espectacular con constantes cambios de liderato.

Mientras Perry iba asegurando su resultado con un saco de pares a sus espaldas, Cabrera salía vivo como buenamente podía de los primeros hoyos con un juego muy diferente al que había mostrado el día anterior. Por su parte, Campbell era el que más sólido se mostraba de los 3, nota que le había caracterizado durante todo el torneo.

Los nueve segundos hoyos fueron los que el estadounidense Kenny Perry aprovecharía para distanciarse de sus más inmediatos perseguidores, a pesar de que ambos comenzaban a desplegar en ese mismo momento su mejor golf. De esta forma, y tras un magnífico "birdie" en el hoyo 16, la ventaja pasaba a ser de 2 golpes sobre Campbell y Cabrera, distancia que se antojaba insalvable a falta de dos hoyos por jugar. Dos pares le servían al veterano Perry para hacerse un hueco entre los más grandes y, a su vez, superar el récord que hasta entonces ostentaba el insigne Jack Nicklaus con una victoria en un "Grande" con nada más y nada menos que 46 años.

Sin embargo, contra todo pronóstico, el norteamericano se liaba con su madera y su "wedge" y acababa firmando una tarjeta de 71 golpes con sendos "bogeys" en los dos últimos hoyos. Cabrera no se lo creía mientras que Chad Cambpell, comiéndose las uñas en la Casa Club, veía abiertos los cielos con la nueva oportunidad que se le presentaba.

Los tres se veían obligados a disputar un cardíaco "playoff" en el que sólo podía quedar uno, quien resultaría ser el vencedor de este apasionante "Masters de Augusta". La organización determinaba, como ya es habitual, que se comenzase jugando el hoyo 18, pasando al 10 en caso de empate y volviendo de nuevo al 18, así sucesivamente.

Si Cabrera mandaba la bola al bosque, Perry no encontraba "green" dejando en una inmejorable posición a Chad Campbell, que únicamente tenía que asegurar aquél para alzarse con la victoria. Fruto de los nervios, su bola encontraba el "bunker" de la derecha, con lo que parecía que nos veríamos abocados a un mano a mano entre los norteamericanos.

Pero si hay un factor de importancia capital en el mundo del deporte, ése no es otro que la fortuna, la que sonríe y acompaña a los campeones. La buscase o no, el argentino Cabrera se encontró con ella de bruces cuando, al arriesgar intentando sacar la bola a "green" entre la espesa arboleda, ésta golpeó en uno de los troncos volviendo rebotada a la calle y quedando en una situación inmejorable. A continuación, un certero tercer golpe le dejaba a unos escasos 2 metros del hoyo, lo que devolvía la presión a sus rivales.

Perry respondía a este golpe con uno de igual o mayor categoría, asegurándose el 4 tras mucho batallar. Campbell, sin embargo, se dejaba un compromiso al no acertar en su salida de "bunker". El "Pato" y Perry terminaban con el par mientras que Campbell sucumbía con un "bogey", lo que hacía situarse únicamente a los dos primeros en el "tee" del hoyo 10.

Una vez allí, Cabrera cogía calle sin apuros. Kenny Perry, en cambio, mandaba su segundo golpe a la izquierda del "green", en una más que complicada situación que situaba de nuevo en franquicia al argentino.

Si lamentable había resultado ser el segundo golpe del estadounidense, no menos lo sería su tercero, el cual acabó con la bola en el otro extremo del "green". Cabrera, con su bola a unos cuatro metros del hoyo, comenzaba a vislumbrar el par como resultado que le porporcionaría la ansiada victoria por la que llevaba trabajando durante cuatro intensos días.

No lograría acertar con su cuarto golpe el norteamericano, lo que le daba dos opciones al argentino para hacerse con la victoria. Simplemente un golpe de aproximación bastaría para sumar un nuevo "Major" a su palmarés. Dicho y hecho. Cabrera cerraba el hoyo y su participación en Augusta con un par que sabía a gloria, el de pasar a formar parte de la historia del emblemático "Masters de Augusta" con los más grandes: Nick Faldo, Jack Nicklaus, Ben Hogan, Severiano Ballesteros, Arnold Palmer, ...

Abriéndose paso entre la multitud y los gritos de júbilo de la hinchada argentina que desde el primer día le había acompañado se encaminaba al ilustre Club de Augusta para vivir un momento con el que siempre había soñado: la imposición de la chaqueta verde que distingue a los más grandes entre los grandes en el que, para muchos, está considerado el "Major" más importante de los cuatro que se disputan. Acompañado de su intérprete, algo inusual en Augusta, accedía a la ceremonia de entrega de la prestigiosa chaqueta, tan protocolaria y solemne como es habitual.

De sus palabras, parcas en un hombre que se distingue por su timidez (la cual no plasma en su juego), cabe destacar una mención especial al irrepetible Roberto de Vicenzo, quien perdiera la edición del "Masters de Augusta" de 1.968 por un descuido en la tarjeta que le impidió alzarse con la victoria.

Éste, precisamente, le había obsequiado hace dos años, al término del Abierto de Estados Unidos, con un cuadro con una especial simbología en forma de chaqueta verde. Al entregárselo le pidió que vengara su infortunio y que algún día lograra hacerse con aquello que él perdió desafortunadamente aquel fatídico día de Abril.

No hubo que esperar mucho. Cabrera ha logrado situar al golf argentino en lo más alto y escribir su nombre en letras de oro entre figuras ilustres e históricos de este deporte. Un hombre sencillo con una graciosa manera de caminar que ha sabido hacer de su fe una virtud para conquistar el Olimpo de los dioses de las maderas, los hierros y los golpes imposibles.

ENHORABUENA, PATO.


Guardian_Misterioso
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Mostrar mensajes de anteriores:
Publicar nuevo tema  Responder al tema    Foros de discusión ->  Otros temas | Offtopics Todas las horas son GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro




Powered By: phpBB © 2001 - 2008 phpBB Group

WoW_Horde Theme By: Realm Designz
Copyright © RealmDesignz.com 2008 All Rights Reserved
Forums ©
El administrador de la presente página no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus usuarios, siendo cada uno de ellos responsable único y directo de las consecuencias que se puedan derivar de sus acciones y/o manifestaciones.

El material que en esta página se encuentra no vulnera en ningún momento la legislación ni los derechos de las compañías propietarias de los juegos y/o utilidades que aquí se albergan. Asimismo, la web cumple con la normativa reguladora de la IDSA/ESA.

Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos sin el consentimiento expreso de sus autores.

Valid HTML 4.01! Valid CSS!

Games Blogs
Games blog

PHP-Nuke Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL. PHP-Nuke comes with absolutely no warranty, for details, see the license.


WoW Horde Theme
Copyright © 2008-2009 PHPNuke Theme All Rights Reserved.

WarCraft Renders/Images
Copyright © 2008 of Blizzard Entertainment Co.