Idiomas
Selecciona el idioma del sitio:

English Spanish

Patrocinados

Menú principal
· Home
· Análisis
· Archivo
· Descargas
· Encuestas
· FAQ
· Foros
· Juegos en línea
· Lista de prisioneros
· Manuales y revistas
· Mapa del sitio buscadores
· Mapa del sitio público
· Mensajes privados
· Tags
· Trivial
· Tu cuenta
· Videojuegos en Ebay
· Webs interesantes

Prisioneros en línea
Bienvenid@, anónimo

Registro
¿Perdiste la contraseña?

Nombre de usuario:
Contraseña:
 
Usuarios
Usuarios en total: 10775
Nuevos hoy: 0
Nuevos ayer: 3
Último usuario: Zoky7

Más usuarios en línea
Usuarios: 2
Anónimos: 3193
Total: 3195

Usuarios en línea
Total en línea: 51
Anónimos en línea: 51
Usuarios en línea: 0


Juego al azar


Tags

Contador de visitas

Los 10 países que más nos visitan

1180756
1071934
970617
499336
455838
179778
137895
83321
82888
77454


Hoy visitas
Total visitas

La Mazmorra Abandon - La mejor selección de abandonware de terror y misterio de la red :: Ver tema - Ratones en el laberinto
 ·  Grupos de Usuarios  ·  Miembros  ·  Perfil  ·  Buscar  ·  Entre para ver sus mensajes privados
FAQ  ·  Entrar


Ratones en el laberinto
Ir a página Anterior  1, 2, 3 ... , 9, 10, 11  Siguiente 
Publicar nuevo tema   Responder al tema       Foros de discusión -> Relatos | Writings
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
niktgrump
Supremo Inquisidor
Supremo Inquisidor



Registrado: Jun 05, 2006
Mensajes: 868

MensajePublicado: Dom May 02, 2010 5:27 pm Asunto Responder citando

28. Un clavo quita otro clavo.

Incluso sin el toque siniestro de la capa Marxianna era la viva imagen del “estás muerto, capullo”. Quizá fuera su cándida sonrisa debajo de una mirada fría o los movimientos lentos, dejando que todos sus músculos se lo tomaran con calma. Seguramente metro y medio de acero muy afilado ayudaba también a la sensación.

De mi espada solo se veía la punta. Saliendo de la cabeza de una serpiente tan grande como una manada de elefantes. No tenía posibilidad de recuperarla.

-¿No es mejor dejarlo para mañana? Cuando hayamos descansado los problemas se verán...

-Nikt, no lo entiendes. Mañana estarás muerto de todas maneras. -Señaló con la cabeza a Arote. -Mejor que acabe contigo una amiga, ¿no?

-Pues traeme a una.

Marxi se acercaba e hizo silbar la espada. Me levanté con parsimonia, al ritmo que ella venía. Tal como se me quejaban los huesos pensar en echar a correr no era una opción.

-Y si le digo a Guardián que tú me ayudaste a capturar a Arote.

-No eres tan tonto. Lo sé, te conozco. Has intentado matarme más de una vez.

La cazadora estaba en lo cierto. No le había mentido cuando nos habíamos encontrado hacia un rato. Siempre supe que sería ella quien me mataría. Ella también lo había intentado unas cuantas veces conmigo. Y sin embargo no sólo había una especie de respeto entre nosotros. Nos caíamos bien. Teníamos en nuestro haber noches de risas y algo de vino extraviado de la bodega de Guardián.

-Bueno, eso demuestra que si lo soy, ¿no? -Marxi se detuvo y se echó a reír.

-Quizá si lo seas al fin y al cabo. Nos mataría a los tres. Mejor mi plan. Yo mató a Arote y tú no vuelves a aparecer. Los accidentes ocurren, sobretodo si hay espadas por medio.

-¿No hay forma de que cambies de idea?

-No después de todo lo que me has hecho sudar, cariño. -Se llevó la mano al costado y comprobó que la herida que le había infligido seguía sangrando. Aspiró aire sonoramente. -Ha llegado la hora. -Hizo girar su hoja a dos pasos de mí. Mis músculos ni reaccionaron, estaban mucho más allá de su limite.

Marxianna dio un paso.

Así acababa. No era un mal escenario con el lago a mis espaldas, la extraña luminiscencia de los hongos... y casi había ganado teniendo a la Mazmorra en mi contra. Ahí estaba Arote. 7 y Corrie no se habían bastado para cazarme y era la asesina personal de Guardián quien debía hacerlo...

Marxianna dio otro paso. Me tenía a su alcance

..Y joder, había acabado con una serpiente antropófaga de 20 metros de largo. Quizá pudiera darme por satisfecho. Y entonces lo vi.

Marxianna levantó su espada.

Me abalancé sobre ella agarrándola de los brazos, tratando de inmovilizarla. Mi cuerpo amenazaba con quebrarse definitivamente cuando ella luchó con mi intento. Pero sólo necesitaba un segundo.

-Serás hijop... -La vio por el rabillo del ojo. Al fin y al cabo no habíamos matado a la serpiente y venía hacia nosotros. Aguanté un intento desesperado de Marxi por soltarse y finalmente le di un empellón que la desequilibró mientras saltaba a un lado para esquivar la cabeza triangular del behemot.

Y desaparecieron las dos metiéndose en el lago. Pobre serpiente, no sabía lo que hacia. Pero, bueno, si entretenía lo suficiente a Marxi para que yo me encargase de Arote, me bastaba. Y se podría hacer una bonita capa de piel de serpiente.

Mire a Arote. Seguía inconsciente, y mejor, así no se defendería. No podría arrastrarla hasta Guardián.

Busqué una piedra. Y me senté al lado de la prisionera. Necesitaba un respiro.

Se me cerraron los ojos

(continuará)
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Pugly
Cautivo
Cautivo



Registrado: Mar 22, 2010
Mensajes: 62
Ubicación: Argentina
MensajePublicado: Lun May 03, 2010 3:52 am Asunto Responder citando

Definitivamente muy bueno Wink
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Guybrush_11
Supremo Inquisidor
Supremo Inquisidor



Registrado: Jun 26, 2007
Mensajes: 837

MensajePublicado: Lun May 03, 2010 10:57 am Asunto Responder citando

niktgrump escribió:

Busqué una piedra. Y me senté al lado de la prisionera. Necesitaba un respiro.

Se me cerraron los ojos

(continuará)


Joder Nikt!
Por fin tienes a la prisionera a tu alcance. Marxi y la serpiente siguen supuestamente vivas y no muy lejos. Y tu te pones a dormir??!!??
Luego que te pasan esas cosas...
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
niktgrump
Supremo Inquisidor
Supremo Inquisidor



Registrado: Jun 05, 2006
Mensajes: 868

MensajePublicado: Dom May 09, 2010 4:31 pm Asunto Responder citando

29. Otra vez en camino.

Había llevado a mi cuerpo a la extenuación, así que cuando lo detuve, se derrumbó. No sé si me dormí o me desmayé, ni por cuanto tiempo, pero cuando abrí los ojos Arote ya no estaba donde la había dejado. Obviamente.

Si hubiera tenido fuerzas me habría matado. Había estado tan cerca de acabar con aquel día de locos. Me maldije por ser tan débil.

Pero la autocompasión no me libraría de la muerte. Hice aspavientos con los brazos para ahuyentar a los carroñeros que investigaban si era comida y me levanté como pude mirando hacia el Límite, donde acaba el reino de Guardián. A donde pretenden llegar todos los prisioneros fugados.

Pero por lo que había oído no era una salida a no ser que considerases que morir lo fuera. Y si era así, la Mazmorra ya tenia bastantes vías de escape, así para que molestarse en cruzar el lago y llegar a una tierra llena de peligros desconocidos. La Mazmorra era lo mismo, era más cómodo quedarse quieto y dejar que vinieran a matarte.

Por supuesto crucé el lago a nado. No creía que nadie más la hubiera secuestrado, no dejándome a mí libre. Además a Arote le habían metido en la cabeza la idiotez que en el Limite encontraría una forma de llegar al mundo de antes, donde todos los prisioneros hemos sido alguna vez libres y que sólo se recuerda con unas imágenes vagas.

El lago no es tal. Es un aparente remanso de paz del propio río Estigia (quien bautizó el río de la Mazmorra así, tenía un sentido del humor bastante obvio) antes de caer en una cascada interminable a las entrañas del sitio. En realidad hay peligrosas corrientes debajo de su superficie.

Probablemente Marxi y la serpiente ya estaban bastante por abajo de mi, no debía preocuparme por ellas, pero sí de verme atrapado por una de esas corrientes.

Sin embargo llegué resoplando a la otra orilla. Temblaba de frío, pero me agaché para limpiarme en el agua la cara, lo que me valió un aguijonazo de dolor. Acabé viendo manchitas de colores y con unas nauseas que no encontraban nada que vaciar de mi estomago.

Delante de mí el Limite. Una gruta oscura de suelo terroso. Vi unas huellas que podían ser de Arote, o quizás la zona tenia sus propios habitantes.

No podía entrar en la zona completamente a oscuras. Así que anduve un rato por la entrada. Encontré los restos de un antiguo campamento.

En teoría Guardián quiere ampliar su Mazmorra. Hay demasiados prisioneros y cada día llegan más. Además otro pozo de lava más siempre queda decorativo. Así que de vez en cuando escoge a unos cuantos prisioneros y los envía a la zona para hacer trabajos.

Eso en teoría, lo cierto es que los envía a morir.

El campamento era en realidad poco más que una fogata y unas cajas abiertas y saqueadas.

En el suelo había esparcidas herramientas rotas, una carcasa de pollo y algo que en otro tiempo debió ser unos pantalones.

Revisé una caja. Estaba llena de restos malolientes y oí el chillido disgustado de una rata que salió huyendo de mi intromisión. Encontré en ese arcón un trozo de queso, apenas una migaja, que estaba completamente enmohecido. Pensé que una diarrea tampoco empeoraría mi situación, así que me lo tragué intentando que mis papilas gustativas no se enterasen de su sabor.

Seguí rebuscando. Los cascos de minero estaban rotos y no había más linternas o velas. Pero conseguí un poco de aceite. Enrollé el pedazo de tela a un mango de lo que debió ser un pico.

El aceite era un poco más que una mancha en la improvisada antorcha. Pero necesitaba encenderla.

Si conseguía una chispa golpeando una enorme roca con una de las herramientas...

El primer intento fracasó. El segundo también. Estaba al borde de la extenuación, ya ni recordaba porque quería cazar a Arote. Ya no me importaba ni ella, ni Guardián, ni si quiera si yo moría o vivía. Sólo quería conseguir esa chispa. Era un autómata, o quizá estaba tan muerto como debería estarlo y era un triste fantasma.

Sentí que sólo me quedaban fuerzas para un último golpe. Reuní todas mis fuerzas. Una chispa azul saltó de la piedra a la antorcha. Esta prendió timidamente, amenazando con apagarse al más leve susurro.

Tuve que contener las lágrimas. Temía apagar la leve llama con ellas.

Cuando el fuego se fortaleció, me sentí algo revivido por su calor. Me dirigí a la entrada de la gruta.

-Es el fin, Arote. -Prometí.

(continuara)
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
niktgrump
Supremo Inquisidor
Supremo Inquisidor



Registrado: Jun 05, 2006
Mensajes: 868

MensajePublicado: Dom May 09, 2010 4:34 pm Asunto Responder citando

Para los que se quejan de que los episodios son cortos, el de la semana que viene será más largo de lo habitual... PORQUE ES EL ÚLTIMO!!!!!!!!!!!!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
guardian
Administrador
Administrador



Registrado: Oct 28, 2005
Mensajes: 8450

MensajePublicado: Lun May 10, 2010 2:34 am Asunto Responder citando

¡Ya me puse al día! Very Happy Que entre unas cosas y otras llevaba un retraso de 5 capítulos. ¡Menuda lucha más feroz! Parece mentira que la novela vaya a llegar a su fin, da la impresión de quedar muy abierta aún. Vamos, que nos espera un último episodio con toda la acción condensada, ¡un final apoteósico! Twisted Evil
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor
Cinismo
Jefe de mazmorras
Jefe de mazmorras



Registrado: Dec 27, 2009
Mensajes: 663

MensajePublicado: Lun May 10, 2010 1:25 pm Asunto Responder citando

niktgrump escribió:
Para los que se quejan de que los episodios son cortos, el de la semana que viene será más largo de lo habitual... PORQUE ES EL ÚLTIMO!!!!!!!!!!!!


¿Hay casamiento? ¿Hay final feliz? ¿Logrará Nikt escaparse de Guardián con su secreto a cuestas, o será tratado recluido una vez más como esclavo sexual de éste?

Todo esto y mucho más en el capítulo final de... Alicia salió por el parabrisas.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Marxianna
Jefe de mazmorras
Jefe de mazmorras



Registrado: Jun 29, 2006
Mensajes: 588

MensajePublicado: Mie May 12, 2010 8:58 am Asunto Responder citando

Vaya, los sentimientos después del último comentario de Nikt son contradictorios... ¡Por una parte da pena que termine ya el relato, pero por otra ardo en deseos de conocer el final!

¿Para cuando la segunda parte? Porque no creerás que un lago y una mísera serpiente mutante de 20 metros van a retenerme...¡esto no quedará así!

_________________
Deep into that Darkness peering, long I stood there, wondering, feeling, doubting (Poe)
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
guardian
Administrador
Administrador



Registrado: Oct 28, 2005
Mensajes: 8450

MensajePublicado: Dom May 16, 2010 2:55 am Asunto Responder citando

¡Hoy es el día! Very Happy
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor
niktgrump
Supremo Inquisidor
Supremo Inquisidor



Registrado: Jun 05, 2006
Mensajes: 868

MensajePublicado: Dom May 16, 2010 2:59 pm Asunto Responder citando

30. Como ratones en un laberinto.

La gruta olía diferente a la Mazmorra. Quizá con el olor de la libertad. Quizá con el hedor de los prisioneros muertos allí.

Avancé durante horas, desandando mis pasos mas de una vez. Temí que jamás encontraría el camino de vuelta. La oscuridad de aquellos túneles parecía devorar la poca luz de la antorcha.

Llevaba tanto tiempo caminando que había dejado de prestar atención a cada nuevo giro que daba, acuciado por el hambre y la sed y el único consuelo que me quedaba era que Arote estaría sufriendo lo mismo que yo si no estaba muerta ya. Podía estar caminando en círculos y ni siquiera me importaba. Me movía únicamente la inercia, sin fuerzas siquiera para decidir un sitio donde poder sentarme y descansar, pues sabía que no volvería a levantarme.

Venían ruidos de todos lados. Tantos que no me molestaba en investigar de donde o que podía producirlos.

Y entonces en un recodo vi lo más insospechado… luz, pero luz natural, la luz de un sol que creí que jamás volvería a ver. Sacando energías que ni yo sabía que me quedaban fui corriendo hacia ella, temiendo estar alucinado por mi mal estado.

Caí de rodillas, jadeando en una enorme sala natural. Tuve que cerrar los ojos ante la claridad que se colaba de un agujero. Aire puro y dulce pude respirar tras mi tiempo de reclusión en La Mazmorra embotando mi olfato, tal como la luz lo había hecho con mis ojos. Se oía el agua gotear de las estalactitas. Las gotas caían a un lago diáfano.

-Has llegado al fin. Te he estado esperando. –Dijo una voz suave y cansada. Abrí los ojos y frente a mí, con la luz del sol a su espalda estaba Arote. –Temí que me mataras antes de poder enseñarte esto, pero sabía que no lo harías. Mira, hay una salida. –El pelo de Arote caía en apelmazados mechones sobre su cara, una cara manchada de tierra y sangre. Un jirón de sus estropeadas ropas le había servido de improvisada venda para una herida en su mano izquierda y sin embargo en sus ojos brillaba la esperanza por encima de sus ojeras. Sonreía mientras temblaba de hambre, frío y cansancio y, supongo, de miedo a lo que podía llegar a hacerle. Me quede mirándola perplejo. Quería decir y hacer tantas cosas pero apenas si podía tratar de recuperar el aliento. Me apoyé en mis brazos. -¿No lo recuerdas, verdad? El mundo que hay fuera. No recuerdas nada de antes de la primera vez que despertaste aquí. A mí me pasaba igual, hasta que Corrie me curó.

-¿Corrie? –Alcé la cabeza. Mi voz era ronca como un gruñido.

-Ella me dijo mi nombre, el autentico, no el que me dio Guardián cuando me atrapó. Y me dijo como salir.

-Entonces, ¿recuerdas?

-Sí. –Asintió con la cabeza. Se abrazó a sí misma, buscando protección mientras que su respuesta flotó unos segundos entre nosotros. –Creí volverme loca. –confesó. –Todo lo que Guardián nos ha arrebatado...

Apenas la escuchaba. Estaba mirando a la abertura, sintiendo como el sol me calentaba.

-¿Cómo es? ¿Cómo es el mundo ahí afuera? –Susurré

-Puede ser tan hermoso. Ven conmigo. –Negué con la cabeza, estaba aterrado. Arote se acercó y se acuclilló frente a mí. –Mira lo que te ha hecho, ni siquiera me recuerdas. Tu nombre es… -Se acercó para susurrarme al oído. La empujé tirándola al suelo, mientras que yo me arrastré al lado contrario tratando de poner distancia.

Todo lo que podía desear, Arote me lo estaba ofreciendo. La memoria, huir de una vida miserable y terrorífica. Pero me daba miedo saber que podía haber hecho para merecer acabar en manos del Guardián. El olvido puede ser muchas veces una bendición. Y además estaba lo que había hecho como prisionero. No merecía redención. Sabía que mi lugar estaba entre los malditos.

Arote parecía leer mi mente. Seguramente ella había tenido las mismas dudas que yo en su momento.

-¿De qué tienes miedo? Puedes empezar una vida nueva. Lejos del horror. Confía en mí como yo confíe en ti en otro momento. –La melancolía teñía su voz y sus gestos. Debía referirse a una vida anterior, en el mundo del sol.

-Mírame –gemí.- soy un monstruo, mi sitio es este.

Una enorme lágrima rodó por su mejilla.

-No vas a venir conmigo, entonces.

Me levanté del suelo como ella y nos acercamos el uno al otro.

-No. Soy Niktgrump, quienquiera que fuese en el pasado ya ha muerto. ­–Tal vez fuese por miedo ante lo desconocido, pero ya había tomado mi decisión.

-Tenía que intentarlo. –Dijo ella tristemente. –Eras mi amigo allí afuera.

-No quiero saberlo. –Traté de cortarle. No quería otro recuerdo doloroso.

-¿Dejarás que yo escape? –Era una súplica. Me abrazó.

-Sabes que no puedo. Lo siento. –Le dije al oído, abrazándola con más fuerza, tal vez para evitar que escapara, tal vez porque necesitaba consuelo por las consecuencias que nuestras decisiones acarrearían

Mis tripas ardieron y di dos pasos hacia atrás. Tenía un cristal clavado en las entrañas. No sentí odio hacia Arote, ella había apuñalado a un amigo, no al Vigilante Niktgrump, empezaba su nueva vida con remordimientos. Gemí de dolor cuando me saqué el vidrio afilado como un cuchillo.

Me tambaleé hacia Arote, con la vista nublándose, con miles de agujas imaginarias clavándose en cada uno de mis músculos. Ella salió corriendo hacia la abertura.

Mercenario me había preguntado de dónde sacaba la fuerza para seguir. Tal vez fuera el odio, a lo que me había convertido, a lo que me veía obligado a hacer. Quizás no merecía el descanso de la muerte.

Arote tropezó entre los cascotes que rodeaban el agujero. Lloraba, estaba tan cerca de conseguir ser libre. Un paso o dos simplemente.

-Por favor, ven conmigo. –Rogó. Extendió su mano hacia la luz, sus dedos debieron notar la brisa.

-Guardián te encontró una vez. Volverá a hacerlo.

Me detuve delante de ella y suspiré. Acaricié su rostro secándole las lágrimas.

-Fuimos amigos.

-Eso no significa nada ya. –Alcé el cristal. Si había servido para apuñalarme, serviría para apuñalarla.

-Tu nombre… tu nombre es Toni.

FIN



Epilogo 1

Mis enemigos estaban sentados en la misma mesa que yo. Tenía frente a mí a Corrie que si bien no había podido evitar un gesto de sorpresa al verme entrar, ahora sonreía con satisfacción al ver que yo no había dicho nada de su participación en la huida de Arote. 7f4df451 estaba sentado a su derecha, con la boca cosida, recuperándose de una mandíbula rota con la mirada perdida, completamente ausente a la reunión. Mercenario tamborileaba sus dedos en la maciza mesa mientras escuchaba sin pestañear, lo que sabía que eran, mis mentiras. Y Marxianna estaba escondida en un ventanuco de espionaje, siempre lo hacia, todos lo sabíamos, lo que no sabíamos era si lo hacia por orden de Guardián, que me escuchaba mientras daba vueltas a la mesa con paso lento. Había otros sentados en la mesa pero para la ocasión no me importaban.

Les conté como Eze me sopló que Arote se había fugado y como la perseguí por la zona Este. Como había luchado contra Castelvet y unos amotinados que atacaron sin motivo a Numérico y como Mercenario me había ofrecido su ayuda y que yo me había negado.

-¿Por qué no aceptaste su ayuda? –Me preguntó Guardián, apoyando en el respaldo de mi silla sus manos.

-Lo hubieras considerado un fracaso, Mi Señor. Si quería salir con bien de este desastre debía hacerlo yo sólo. –Guardián rió satisfecho. Yo me despegué la máscara que llevaba en la cara. Aunque había pasado más de un mes de la aventura, las heridas estaban aun a medio curar.

-Ha sido un fracaso de todas maneras. –Saltó Avilillo que había permanecido en silencio hasta ese momento. –Debe morir, Guardián.

-Oigamos toda la historia, Celador. –Dijo Guardián antes de que yo pudiera contestarle como era debido.

Continué contando las mentiras necesarias para salvar a mis “compañeros”, con la esperanza de que ellos no me descubriesen a mí. Les hablé del Limite, pero no dije nada de la salida, o lo que Arote me había dicho sobre Corrie, que había encontrado una cura para la amnesia de los que estábamos prisioneros allí.

-¿Cómo murió Arote? –Preguntó maliciosamente Corrie simulando aburrimiento. –No hemos visto su cuerpo.

-Sí, Niktgrump, cuéntanos. –Intervino Mercenario.

-Encontré a Arote al borde de un precipicio. Ella estaba tan exhausta como yo mismo. Me suplicó por su vida. No por su libertad, por su vida. Sin embargo traerla de la oreja hasta vosotros, no nos hubiese servido de nada, ni a ella ni a mí. La apuñalé en el corazón y trastabilleó cayendo al vacío.

-Que oportuno, ¿verdad Nikt?

Golpeé la mesa en un acceso de rabia.

-¿Qué insinúas Corrie?

-Que podrías haberla dejado huir.

¿Cuánto estaba dispuesta Corrie a estirar la cuerda sin acabar delatándose ella misma?

-¿Por qué iba a hacerlo? No existe salida de La Mazmorra, y lo único que importa entonces es sobrevivir. No le debía nada.

-Basta. –Tronó Guardián. –Confiaremos en tus palabras, por el momento. ¿O alguien tiene pruebas de que el Vigilante miente? -Corrie calló, igual que los demás. O se asustó de decir demasiado o creyó que había cumplido su plan. –Bien, entonces demos por finalizada la reunión. Podéis marcharos.

Me levanté como los otros pero Guardián me agarró del brazo. Cuando no quedo nadie en la sala salvo Guardián y yo, cerró la puerta e hizo una señal hacia donde se encontraba Marxi. Pude oír como la cazadora se retiraba. Se sentó en la cabecera de la mesa.

-Fue toda una sorpresa encontrarte aún vivo. –La máscara ocultó mi gesto de confusión. –Si te lo preguntas, la salida aún existe. Pensé en volarla, pero…

-Es un agujero, Guardián, no una salida. No hay salidas para La Mazmorra.

Guardián rió. –Nikt, Nikt, Nikt, no te estoy haciendo un examen de fidelidad. No lo pasarías.

-Digo lo que pienso.

-Lo sé. Has actuado bien hoy. ¿Por qué?

-¿De qué me hubiese servido decir la verdad? Tendrías que habernos matado a todos.

-Buena respuesta. –Dijo Guardián. –Pero la verdad es que ha sido por venganza. Ha sido una venganza el que los otros sepan que te deben la vida. Y estás pensando en la próxima venganza que piensas te cobrarás.

-Es cierto. –Asentí. –Quiero la sangre de Corrie y la de 7.

-Te lo prohíbo.

-Pero Guardián, Mi Señor…

-Es por tu bien. Sin Corrie, Mercenario u otro caerá sobre ti. Si le tocas un pelo yo mismo te mataré por tu estupidez. Te será de utilidad algún día.

Estuve tentado a decirle que ella conspiraba contra él, pero seguramente ya lo sabía. No podía hacerle cambiar de opinión. Así que le pregunté:

-¿Y 7?

Guardián volvió a reír, encogiéndose de hombros. Me di la vuelta antes de que Guardián diera por concluida la conversación.

-¿Qué pasó –Dijo con tono casual mientras yo abría la puerta. –de verdad con Arote?

-Corrie me dijo que estabas de acuerdo con que me asesinarán, ¿es eso cierto?

-Supongo que todos tenemos derecho a algún secretillo, Toni. –No me inmuté cuando dijo mi nombre. Salí de la sala y apresuré el paso para dejar de oír la risa que ahora salía de la sala.




Epilogo 2

Aunque la cara me la habían cosido con una cuerda, no sé como me habían implantado un ojo. Uno completamente rojo. Entiendo que Corrie se sobresaltase al verlo brillar en la oscuridad de su celda, a los pies de su cama.

La vi buscar a tientas el puñal que guardaba bajo su almohada.

-No está ahí. Yo también tengo mis amigos.

-Vaya susto me has dado, Nikt. No deberías entrar así en la habitación de una señorita. –Me reí. Corrie es valiente, hay que reconocerlo. Encendió la luz. –Supongo que vendrás a cobrarte lo que te he hecho… Que sea rápido, por favor.

-¿Esto? –Señalé la cicatriz de mi cara. –Consideraré que estamos en paz. En realidad venía a ofrecerte una tregua.

-¿Una tregua?

-Estoy cansado de este sinsentido. No quiero que la próxima visita sea a mi celda y acabar degollado. –Corrie fingió picar el anzuelo.

-¿Qué garantías me ofreces? No puedo fiarme de ti. –Fue ella ahora la que me enseñó su rostro marcado.

-Podría haberte delatado esta tarde.

-Igual preferiste no arriesgarte a que Guardián no te creyera, o a que le diera igual. Si hubiésemos presionado un poco ahora estarías muerto.

-Pero no lo hicisteis. Todos sabemos lo importante que es el equilibrio. En realidad todo lo que hacemos es para que todo se mantenga igual.

-¿Qué pasó realmente con Arote?

-¿Tanto importa en verdad? Arote me confesó que gracias a ti recordaba quien era en realidad… -Me habían costado una pequeña fortuna en el mercado negro, pero encendí un cigarrillo y le ofrecí uno a Corrie. Era agradable simular que olvidábamos las veces que habíamos tratado de matarnos.

-Hacia siglos que no fumaba uno. –Dijo después de toser la primera calada. -No quiero saber de donde vienen. –Sonrió.

-¿Tú recuerdas quien fuiste?

-No. –Negó rotundamente. –Quiero pensar que en algún momento fui una buena persona que no podría sobrevivir cinco segundos aquí. A Arote casi la volvió loca.

Asentí. –Arote me dijo mi nombre. –Corrie se tapó la boca con la mano ahogando un gemido de sorpresa. –Casualidades de la vida, supongo.

-No lo supe hasta después de devolverle la memoria. –Trató de disculparse ella.

-Demasiado bonito lo del premio inesperado. Déjame decirte que creo que ese era el Plan A desde el principio. Hacerme recordar. Todo el rollo de 7, de Marxi era pura distracción, ¿verdad? –Lo había ensayado muchas veces delante del espejo para parecer calmado, pero no conseguí que la ira no apareciera en mi voz. -Este mes que he estado convaleciente, no ha pasado en balde ¿Quieres que te diga el tuyo? –Me acerqué a ella lentamente viendo en Corrie la misma expresión que yo tuve en aquella gruta. Sonreí cuando se le acabó la cabecera del catre donde tratar de esconderse. Me senté en el colchón y harto de sus golpes le sujeté con fuerza ambas manos. Me acerqué a su oreja. –Buu. –Susurré y me eche a reír soltándola. –Lo siento, no he podido evitarlo. –Los dos tratábamos de recuperar la calma, pero se hacía muy difícil.

-¿La dejaste escapar? ¿Por qué no te fuiste con ella?

Me encogí de hombros.

-Tú sabías lo de la salida, y sin embargo estás aquí.

-No merece la pena. En cuanto se supiera, todos saldríais a cazarme… y yo no tengo la suerte de conocer a un Vigilante. –Sonrío amargamente. Ambos sabíamos que en realidad era una excusa. Todavía llevaba el susto en el cuerpo de cuando le había amenazado con revelarle su verdadero nombre. Nos habíamos acostumbrado a la Mazmorra. Eramos tan parte de ella como lo son los muros y las rejas. –Y seguramente Guardián ahora la sellará.

Negué con la cabeza. -¿No ves que es una tortura más? Nos hace saber de esa forma que estamos tan dentro de La Mazmorra, como La Mazmorra está dentro de nosotros. Nadie escapa.

-Nadie, salvo Arote.

-Oh, sí… Arote. Te he traído un regalo, como señal de buena voluntad. –Dije como si acabara de recordarlo. Me levanté y volví a los pies de la cama levantando una bolsa que vacié sobre la cama de Corrie. La cabeza de Arote rodó hasta su regazo. –Me devolvisteis la memoria, pero eso no ha acabado conmigo, me ha hecho más fuerte. Ahora sé quien soy, y acepto lo que hago, porque lo hago y como. Soy Niktgrump, Corrie. Tú siempre pensarás en lo que fuiste y en lo que podrías haber llegado a ser. Yo ya no tengo esa distracción.

Finalmente yo había vencido, a costa de mi humanidad. Ya nunca más podrían hacerme daño. Sólo matarme, como a un perro rabioso.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Guybrush_11
Supremo Inquisidor
Supremo Inquisidor



Registrado: Jun 26, 2007
Mensajes: 837

MensajePublicado: Lun May 17, 2010 10:17 am Asunto Responder citando

Joder vaya final. (clap)(clap)(clap)

Me quito el sombrero ante usted senyor ToNiktgrump...
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Marxianna
Jefe de mazmorras
Jefe de mazmorras



Registrado: Jun 29, 2006
Mensajes: 588

MensajePublicado: Mie May 19, 2010 9:28 am Asunto Responder citando

¡Apoteósico finaaaal! xDDDDD Ya sabemos porqué la pobre Corrie no volvió a aparecer, estaba asustada de ToNikt (me ha gustado tu chiste, Guy xDDD).

Ha sido un relato muy bueno, Nikt. Me ha puesto nostálgica...recuerdo los primeros días de la Mazmo, y todos aquellos personajillos que pululaban por aquí cuando éramos una web chiquitita, con cuatro gatos. Se les echa de menos ¡Pero gracias a Ratones todos podrán conocer el lado más oscuro de 7 o Corrie! Y descubrir los inicios de grandes del lugar, como Merce xDDDD

Eso sí, veo demasiado pelotilleo a Guardi xDDDDDDDDDDDDDD

_________________
Deep into that Darkness peering, long I stood there, wondering, feeling, doubting (Poe)
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
guardian
Administrador
Administrador



Registrado: Oct 28, 2005
Mensajes: 8450

MensajePublicado: Jue May 20, 2010 12:53 am Asunto Responder citando

¡Jo, qué final más molón! ¡A la altura del resto de la novela! Very Happy

Quiero feclitarte, Nikt, ya no sólo por la creatividad y el ingenio puestos al servicio del relato, sino también por la constancia de haber estado escribiendo de manera desinteresada durante meses para el disfrute de todos nosotros.

Valoro mucho esa dedicación y el trabajo que te ha podido llevar y creo que es una opinión compartida por todos los demás, tanto por los que han tomado parte en este hilo como por los que no.

Espero que los que aún no se han pasado a leerlo lo hagan en estos próximos días porque les va a encantar como a nosotros Wink

¡Enhorabuena, Nikt!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor
mercenario
Alquimista del mal
Alquimista del mal



Registrado: Mar 17, 2006
Mensajes: 2260
Ubicación: Sygnia IV
MensajePublicado: Mar Jun 15, 2010 1:02 am Asunto Responder citando

que historia!!!! y eso que aún me faltan los ultimos capítulos, venia medio atrasado por falta de tiempo pero en estos dias terminare de leer tu gran historia nikt

_________________
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
mercenario
Alquimista del mal
Alquimista del mal



Registrado: Mar 17, 2006
Mensajes: 2260
Ubicación: Sygnia IV
MensajePublicado: Sab Jun 19, 2010 4:05 pm Asunto Responder citando

la verdad que me dejaste sin aliento nikt EXELENTE relato! me encantó el final con los epílogos, un obra maestra!!! felicidades Nikt y gracias por compartir tu historia con nosotros... Very Happy

_________________
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes de anteriores:
Publicar nuevo tema  Responder al tema    Foros de discusión ->  Relatos | Writings Todas las horas son GMT + 1 Hora
Ir a página Anterior  1, 2, 3 ... , 9, 10, 11  Siguiente
Página 10 de 11

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro




Powered By: phpBB © 2001 - 2008 phpBB Group

WoW_Horde Theme By: Realm Designz
Copyright © RealmDesignz.com 2008 All Rights Reserved
Forums ©
El administrador de la presente página no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus usuarios, siendo cada uno de ellos responsable único y directo de las consecuencias que se puedan derivar de sus acciones y/o manifestaciones.

El material que en esta página se encuentra no vulnera en ningún momento la legislación ni los derechos de las compañías propietarias de los juegos y/o utilidades que aquí se albergan. Asimismo, la web cumple con la normativa reguladora de la IDSA/ESA.

Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos sin el consentimiento expreso de sus autores.

Valid HTML 4.01! Valid CSS!

Games Blogs
Games blog

PHP-Nuke Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL. PHP-Nuke comes with absolutely no warranty, for details, see the license.


WoW Horde Theme
Copyright © 2008-2009 PHPNuke Theme All Rights Reserved.

WarCraft Renders/Images
Copyright © 2008 of Blizzard Entertainment Co.