Idiomas
Selecciona el idioma del sitio:

English Spanish

Patrocinados

Menú principal
· Home
· Análisis
· Archivo
· Descargas
· Encuestas
· FAQ
· Foros
· Juegos en línea
· Lista de prisioneros
· Manuales y revistas
· Mapa del sitio buscadores
· Mapa del sitio público
· Mensajes privados
· Tags
· Trivial
· Tu cuenta
· Videojuegos en Ebay
· Webs interesantes

Prisioneros en línea
Bienvenid@, anónimo

Registro
¿Perdiste la contraseña?

Nombre de usuario:
Contraseña:
 
Usuarios
Usuarios en total: 10695
Nuevos hoy: 0
Nuevos ayer: 0
Último usuario: saga

Más usuarios en línea
Usuarios: 2
Anónimos: 3193
Total: 3195

Usuarios en línea
Total en línea: 41
Anónimos en línea: 41
Usuarios en línea: 0


Juego al azar


Tags

Contador de visitas

Los 10 países que más nos visitan

1140283
1070908
969686
497372
455604
179173
137604
79090
78672
74593


Hoy visitas
Total visitas

La Mazmorra Abandon - La mejor selección de abandonware de terror y misterio de la red :: Ver tema - Silk Road y Roberts: Un descenso a los infiernos de internet
 ·  Grupos de Usuarios  ·  Miembros  ·  Perfil  ·  Buscar  ·  Entre para ver sus mensajes privados
FAQ  ·  Entrar


Silk Road y Roberts: Un descenso a los infiernos de internet
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema       Foros de discusión -> Otros temas | Offtopics
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
guardian
Administrador
Administrador



Registrado: Oct 28, 2005
Mensajes: 8449

MensajePublicado: Dom Feb 16, 2014 2:55 am Asunto: Silk Road y Roberts: Un descenso a los infiernos de internet Responder citando

SILK ROAD Y EL PIRATA ROBERTS: UN DESCENSO A LOS INFIERNOS DE INTERNET

Apesta a leyenda urbana, no diga que no. Sepultada en las profundidades de internet existe una enigmática web secreta llamada Silk RoadRuta de la seda, en inglés— en la que se compra y vende con toda libertad cualquier cosa que cumpla una sencilla condición: que sea muy, muy ilegal. Drogas, armas o identidades falsas, por ejemplo. Y en algunas versiones del mito hasta pornografía para todas las inclinaciones o los servicios de ladrones y sicarios, porque en esta zona franca de internet nos amparan los arcanos de la Deep Web y no hay nadie mirando. A Silk Road no llega la autoridad, ni moral ni de la otra. Está blindada y además la policía no se asoma por las latitudes abisales de la red. Están excavadas a demasiada profundidad.

Al principio muchos dijeron que Silk Road era un hoax más de los que se propagan por internet y con razón, porque suena demasiado romántico para ser verdad. Demasiado a folclore conspiranoico del que hace correr ríos de bits y demasiado a Eyes Wide Shut cuando Tom Cruise descubre la contraseña «Fidelio» e ingresa en aquella sociedad secreta de gente tan chunga y enmascarada. Eso cambió hace unos meses, sin embargo, cuando los agentes del FBI echaron abajo la puerta de una pequeña casa en las afueras de Salt Lake City y detuvieron a su morador, un joven abuelo de cuarenta y siete años sin oficio conocido que vivía honradamente con su familia y ejercía como voluntario en una asociación que ayuda a niños con dificultades en el aprendizaje. De los que siempre saludaban en la escalera, para que usted me entienda.

El FBI actuó para proteger su vida porque alguien había comprado su muerte a través de Silk Road, pero sobre todo para procesarlo, ya que Curtis Clark Green también formaba parte de la jerarquía del gran bazar de droga online. De hecho trabajaba directamente para el misterioso caudillo de la web, alguien que se hace llamar Dread Pirate Roberts, que por cierto era quien quería asesinarle. Curtis Green, alias Chronic Pain, está hoy a salvo en la cárcel y a la espera de su propio juicio por narcotráfico, aunque no reconoce más que su asociación profesional con la web y asegura que no conoce personalmente a Roberts. La operación policial se llamó «Marco Polo» y se saldó con el cierre fulminante de Silk Road el octubre pasado, aunque los bajos fondos de internet han vuelto a abrir. O, de nuevo, eso dice la leyenda.


El bloqueo del FBI sobre Silk Road en octubre de 2013. Fotografía: David Colbran / Demotix / Cordon-Press


Una aclaración para usted, gran capo de la droga que lee Jot Down con fruición porque tiene inquietudes culturales y está ahora mismo flipando en colorines con la posibilidad de expandir negocio: no se canse buscando Silk Road en Google, porque no lo encontrará. La puerta principal de este gran foco de chanchulleo es «http://silkroad6ownowfk.onion», pero comprenderá que la cosa no es tan fácil como abrir su Internet Explorer lleno de emoticonos, escribir eso en su barra del Ask primorosamente autoinstalada y ponerse a vender droga. Para empezar porque este eBay de lo ilegal, como también se lo denomina, está en la Deep Web o el internet profundo. El concepto le sonará de haber oído que esta parte sumergida de la red, que los buscadores no indexan y al que no se puede acceder desde los navegadores convencionales, representa el 96% del total de la web. Es algo en lo que insiste mucho el tipo de gente que hace doble clic en los enlaces, por ejemplo.

En realidad no se sabe a ciencia cierta cuánto ocupa hoy el internet profundo ni en qué proporción se reparte con el superficial que conocemos usted y yo. En 2001 un estudio de la University of California Berkeley determinó que el internet superficial era, en efecto, solo la punta del iceberg de toda la world wide web: pesaba ciento sesenta y siete terabytes y el profundo siete mil quinientos o siete petabytes y medio, recurriendo a la unidad de medida con el mejor nombre del mundo. En los últimos trece años, sin embargo, los volúmenes de ambos se han disparado pero lo han hecho de forma muy desigual. El internet superficial mueve cada día océanos enteros de datos hacia y desde redes sociales, blogs, portales de vídeo y telefonía, por citar solo cuatro volúmenes que en 2001 representaban una proporción ínfima. Y durante todo este tiempo el lado oscuro de internet ha crecido, sí, pero no tanto. De hecho, sigue presentando un aspecto visual muy parecido al que tenía en aquella época.

Es lo que nos encontraremos cuando descendamos a él, que por cierto es algo decepcionantemente sencillo por más romanticismo que le queramos echar. No hay que responder a las tres preguntas de ningún guardián ni sortear la mirada de un par esfinges, sino ir a esta web y descargarse tan ricamente un software para acceder a la red de servidores TOR, la más usada para entrar al internet profundo. Responde a las siglas de The Onion Router y preserva el anonimato mediante el encriptamiento sucesivo de los datos, de modo que la IP de quien carga y descarga cosas a este lado de internet resulta no imposible, pero sí terriblemente complicados de rastrear. La gran seguridad que ofrece la Deep Web al internauta es precisamente lo que menos gusta en acreditados paraísos de libertades tales que China, por ejemplo, donde solo acceder a TOR constituye un delito. El lecho marino de internet era la vía que tenían muchos hackers para franquear el famoso Gran Cortafuegos que aísla la web china del resto del mundo, aunque hoy el Ministerio de Seguridad Pública del país lo ha conseguido también bloquear parcialmente.

Ahora bien, si lo que quiere es entrar específicamente en la web Silk Road la cosa se complica más, por desgracia para la minoría de delincuentes que lo hace y por fortuna para la inmensa mayoría de curiosones que solo quiere ver qué se cuece allí, además de metanfetamina. Visitar —y solo visitar— Silk Road no constituye un delito igual que no lo constituye pasar por una calle en la que se trapichea, por ejemplo. Pero este mercado negro no se visita sin más. Para entrar hay que conseguir un usuario y eso, además de complicado, confiere a uno un estatus legal en el país desde el que lo haga, donde seguramente esté prohibido comprar y vender buena parte del contrabando de Silk Road, empezando por la droga. Existen numerosas guías que explican cómo acceder con seguridad —donde «con seguridad» significa que sin que te pillen, lógicamente— y detallan las muchas precauciones que se deben tomar para evitar el rastreo, entre ellas recurrir a un servicio VPN —virtual private network— y almacenar todo en un emplazamiento físico distinto del propio ordenador, como por ejemplo una memoria flash. Esto también garantizará que nadie roba tus bitcoins, la moneda en curso en estas latitudes francas de la web. Es un riesgo remoto pero real, porque por aquí no campa precisamente la flor y nata de internet.

Oferta para todos los gustos

Pero lo dicho. Pongamos que es usted amante del riesgo y no teme buscarse tontamente la ruina entrando y comprando lo que Silk Road tiene que ofrecerle. ¿Qué puede adquirir allí por unos módicos bitcoins? Pues de todo un poco, mire, empezando por un surtido catálogo de drogas que van desde las más convencionales —heroína, cocaína, éxtasis o LSD— hasta las más exóticas, como el peyote o la burundanga y tóxicos en general, como fármacos ilegales y esteroides. Y si es aficionado al asunto además de consumidor, todo el merchandising imaginable en torno al tema de ponerse como Las Grecas, desde camisetas inocentonas con la hoja de la marihuana o la cara de Bob Marley hasta aparataje médico y de laboratorio para que haga sus propios pinitos de Breaking Bad, que a ver si se cree que las drogas se hacen solas. De las más de veinte subsecciones en que se divide Silk Road, las de Drugs, Drug Paraphernalia, Lab Supplies y Medical son con diferencia las que más productos ofertan y las que más trasiego acumulan.


La página principal de Silk Road en un pantallazo anónimo


Pero hay más, no se crea. Están Art, Books, Collectibles, Fireworks, Jewelry y hasta —fíjese qué cuco— Home and Garden. Todas dedicadas a la venta de objetos presuntamente legales, todas abrumadoramente sospechosas de vehicular también el contrabando de objetos robados, o de lo contrario estaríamos comprándolos en El Corte Inglés. No son las secciones con más tráfico y ni siquiera la de compraventa de armas acumula un volumen de negocio reseñable comparada con los escaparates del narcotráfico, pero están ahí por algo. En una web donde el usuario no deja rastro informático de sus adquisiciones y la policía solo podría demostrar vagamente que figura apuntado como cliente, siempre puede decir que emprendió semejante epopeya cibernética para llegar a Silk Road y comprarse allí unas fastuosas sandalias Crocs como las de Frank de la jungla, que le han dicho que van muy bien. Por poner un ejemplo.

De hecho, lo que más se mueve en Silk Road después de las drogas son las falsificaciones a la carta o por encargo —de documentos de identidad como el carnet de conducir o el pasaporte, pero también fraudes a la seguridad social y los seguros y hasta servicios de negros literarios— y los servicios y bienes relacionados con la piratería informática, que cuentan con sección propia. En ella podemos encontrar desde contenidos pirateados, virus informáticos y otros softwares maliciosos hasta cuentas previamente hackeadas por todo internet y tutoriales de hágalo usted mismo, así sea colarse a lo Matrix en un servidor corporativo o trucar un cajero automático en plan banda criminal del Este. Y si no encontramos lo que buscamos hasta podemos contratar los servicios de piratas informáticos que hackeen la cuenta o perfil de quien queramos en Facebook, Twitter o su servidor de correo electrónico. Muy completo, en particular para locos, stalkers y acosadores de otras personas en general.

¿Y ya está? Porque también hay una sección llamada «XXX» en la que no parece que se vendan precisamente caramelos Sugus y habíamos quedado en que además se podía contactar con sicarios. Quién sabe. Aunque unos han publicado que Silk Road oferta semejantes burradas bajo cuerda otros han hecho lo propio asegurando que eso no son más que leyendas agitadas irresponsablemente por medios y webs sensacionalistas para ganar unos clics, y que el grueso de lo que se compra y vende en Silk Road son, sin más, drogas y falsificaciones. También se dice —y excusará el lector que no estemos en posición de constatarlo— que entre las condiciones que pone este zoco ilegal para ofertar algo en su escaparate online está la de que no dañe o pueda revertir en daño alguno para una tercera persona, lo que excluye el tráfico con seres humanos y la pornografía infantil. Las armas por lo visto no.

De profesión pirata, narcotraficante y anarcocapitalista

El FBI dice otra cosa, por supuesto. En particular desde que dio por fin con el legendario Dread Pirate Roberts, el creador, administrador y gran jerarca de la web. La persona que detentaba el título hasta el 3 de octubre de 2013 —porque es un cargo y se hereda de una a otra sin que nadie más conozca su identidad, como el nombre y la fama del pirata Roberts de La princesa prometida— era Ross William Ulbricht, un joven de veintinueve años detenido aquel día en la biblioteca pública de San Francisco. Está acusado, entre otros delitos, de encargar el asesinato de seis personas por setecientos treinta mil dólares, aunque nunca se llegaron a consumar.

De Ulbricht poco se sabe, al menos si no queremos fiarnos ciegamente de los detalles que se han publicado sobre su vida, y lo mejor en estos casos es no hacerlo. Que es físico e ingeniero especializado en células solares, que es autor de varios papers científicos sobre el asunto y que en su perfil de LinkedIn confiesa haber perdido el interés en la ciencia en 2008, consagrando entonces su vida al deseo de «usar la teoría económica como medio para abolir el uso de la coacción y la agresión» entre los seres humanos. Según el informe emitido por el FBI, Ulbricht era seguidor del Mises Institute, un potente think tank liberal estadounidense, y habría declarado ante los investigadores que la Escuela de Austria y el pensamiento del economista Ludwig von Mises y del anarcocapitalista Murray Rothbard habían sentado en él «los cimientos filosóficos» de Silk Road, una web a la que se incorporó, según él, pero que no creó.


Ross Ulbricht en una fotografía familiar. Fotografía: www.freeross.org


Una de las personas que intentó asesinar presuntamente habría sido Curtis Green, el empleado también detenido durante la operación en su casa de Salt Lake City, que habría supuesto una amenaza para el pirata Roberts por su condición de testigo. Otra era un tal FriendlyChemist, un habitual de la web que presuntamente habría conseguido las identidades de miles de usuarios de Silk Road y estaba chantajeando al administrador desde marzo para que pagase a cambio de no revelarlas. El pirata Roberts —que en sus e-mails, monitorizados por el FBI, se jactaba de haber conseguido encargar asesinatos por ochenta mil dólares— habría llegado a ofrecer cerca de ciento cincuenta mil dólares en bitcoins a un sicario para que acabase con su vida, aunque no se tratase de un servicio ofrecido por el portal. El FBI confirma que ni este ni ninguno de los otros presuntos asesinos a sueldo con los que habría contactado Ulbricht se anunciaban como tales, sino que eran simples usuarios del portal. Y que en la sección XXX tampoco se ofrecía pornografía ilegal, sino contenidos eróticos convencionales.

¿Son ciertas las acusaciones? Sí según el FBI, no según los acusados e involucrados y nosotros no lo sabemos, porque no estábamos allí. Y el nuevo pirata Roberts no se moja. «Bajo mi guardia, Silk Road nunca hará daño a ningún alma», anunció en Twitter en noviembre, cuando se supo que el mercado negro había vuelto a renacer de sus cenizas con un nuevo comandante. «Si lo hiciésemos, entonces no seríamos mejores que los matones de la calle». El nuevo caudillo de Silk Road concedió poco después una entrevista en la revista Ars Technica en la que aseguraba que la web que regenta «representa el derecho del individuo a hacer lo que quiera o no quiera hacer con su cuerpo» en un momento en el que «en muchos sentidos, el Estado ya no es el protector de la gente». Y cuando le comentaron que el anterior pirata Roberts habría encargado varios asesinatos «en el curso de sus negocios», el vigente ni confirmó ni desmintió alegando prudencia ante el proceso judicial inminente aunque, eso sí, se sumergió en una vaga reflexión sobre cometer o no cometer «errores humanos».

Mientras tanto, Ulbricht está a la espera de juicio junto a tres hombres acusados de colaborar directamente con él: Andrew Jones alias Inigo —aventuramos que por Íñigo Montoya—, Gary Davis alias Libertas y Peter Nash alias Samesamebutdifferent, Batman73, Symmetry y Anonymousasshit. Su familia ha organizado una plataforma, Free Ross, para llamar la atención sobre lo que califica sutilmente como conspiración y recaudar fondos para su defensa, que por cierto no le van a venir mal. Aunque el joven pirata Roberts acumuló una fortuna con las comisiones que apartaba de cualquier operación económica que tuviera lugar en Silk Road, le ha sido confiscada. Se han publicado cifras para todos los gustos. Ulbricht atesoraba en su ordenador una cartera de bitcoins que al cambio ascendería seguramente a decenas de millones de dólares. Ochenta según el cálculo más aventurado, en la forma de seiscientas mil bitcoins. Eso son el cinco por ciento de todas las que están en circulación.

La ruta de la seda ha vuelto a abrir, insistimos, y un nuevo Roberts se ha hecho cargo del barco y su cargamento. Lo hizo solo un mes después de que cayera el primero, única certeza que ha emergido a la realidad desde el mar de leyendas que rodea Silk Road. No seremos nosotros quien se lo recomiende pero, si quiere conocer la verdad, haría bien en no fiarse de nosotros, ya que a fin de cuentas nos podemos equivocar. Ahí tiene internet, las casas de cambio de bitcoins y su maña al ordenador para intentar la inmersión a pulmón hasta el fondo mismo de la web, que es un sitio la mar de entretenido. No es fácil pero al final de la epopeya espera el mismo que antes aunque le hayan detenido, porque a la vista está que es inmortal. Con su misma sonrisa inocente, su misma máscara negra y los mismos ojos de no haber roto un plato en la vida. Y, por descontado, su grandísima colección de chucherías ofrecidas a cambio solo de subirse al coche con el desconocido. Usted elige si le apetece viajar o no.


Fuente: Jot Down
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor
guardian
Administrador
Administrador



Registrado: Oct 28, 2005
Mensajes: 8449

MensajePublicado: Mar Ene 05, 2016 9:14 am Asunto Responder citando

SILK ROAD: CADENA PERPETUA PARA LA RUTA DE LA SEDA DIGITAL

Una cadena perpetua, cambios en la acusación, la web profunda, compraventa de drogas mediante internet y agentes dobles del FBI son algunos de los ingredientes del caso por el que Ross Ulbricht ha sido condenado a pasar el resto de su vida entre rejas


Ross Ulbricht, responsable de la web Silk Road, ha sido condenado a cadena perpetua


El 29 de mayo Ross Ulbricht fue condenado a cadena perpetua como máximo responsable de Silk Road, uno de los portales más conocidos de venta de droga en la llamada 'deep web', la web profunda. En febrero, el jurado del tribunal federal de Manhattan le había declarado culpable de facilitar ganancias de millones de dólares por transacciones de drogas ilegales desde febrero de 2011 hasta octubre de 2013.

¿Ruta de la seda digital? ¿Web profunda? ¿Comprar droga por internet?

La detención de Ulbricht el 1 de octubre de 2013 sacó a la superficie la existencia de una parte de la red no accesible desde los motores de búsqueda y navegadores habituales. En esa web profunda se producen, entre otras, operaciones de compraventa de drogas ilegales. En 2012, un estudio cifró en unos 22 millones de dólares la facturación anual de la primera versión de Silk Road.

En el foro de la web impulsada por Ulbricht participó activamente el doctor español Fernando Caudevilla, que ha testificado en el juicio de 'Dread Pirate Roberts', el alias del responsable de la página, iniciado el 13 de enero de este año.

"Entre abril y octubre de 2013 participé en el foro de Silk Road ofreciendo asesoramiento e información sobre drogas, desde una perspectiva de reducción de riesgos. El hilo del foro alcanzó las 50.000 visitas y respondí a más de 500 cuestiones de distintos usuarios sobre temas como dosificación, efectos adversos, interacciones con fármacos y otras drogas, riesgos, toxicidad... Junto a otros investigadores –Mónica Barratt, de la Universidad de Nueva Gales del Sur; Tim Bingham, de Southampton; y Judith Aldridge de la Universidad de Manchester–, elaboré un informe para la defensa en el que hacíamos constar los aspectos de reducción de riesgos en relación con Silk Road", explica a Diagonal.

La vinculación de Caudevilla con Silk Road se hizo más estrecha cuando empezó a recibir una compensación de 500 dólares semanales en bitcoins, desde agosto de 2013 hasta el cierre de la página, por esa labor de asesoramiento.

"En el foro yo desaconsejaba de forma insistente sobre el consumo de algunas de las drogas que se ofrecían en el mercado: cannabinoides sintéticos y otras legal highs sobre las que no existen datos de seguridad en humanos. También orienté en un par de ocasiones a usuarios rusos que habían comprado metadona en Silk Road, ya que en su país es ilegal, sobre cómo utilizarla para una desintoxicación de heroína", asegura Caudevilla.

Nuevas acusaciones

El proceso judicial contra Ulbricht dio un vuelco inesperado en abril, cuando, ya declarado culpable y en espera de conocer la sentencia, los fiscales relacionaron seis muertes por sobredosis con sustancias adquiridas en Silk Road.

Fue un giro más en un recorrido procesal en el que se variaron las acusaciones iniciales, que llegaban a implicar a Ulbricht en varios asesinatos. En este punto, la historia adquiere tintes turbios.

Caudevilla asume su falta de conocimientos legales para opinar en profundidad sobre el caso, pero recuerda que "los hechos objetivos son que existen dudas sobre la forma en la que el FBI accedió a los servidores y que dos agentes federales están en la cárcel acusados de apropiarse de dinero de la investigación. A Ulbricht se le acusó de haber encargado asesinatos a sueldo a través de internet, y uno de los supuestos asesinos resultó ser uno de estos agentes. Los cuerpos no aparecieron nunca y no hay evidencias de asesinatos sin resolver en las fechas en las que supuestamente se produjeron los hechos".

En su opinión, la condena a cadena perpetua a Ulbricht, "una persona joven que ha diseñado una herramienta en la que personas, adultas en su gran mayoría, pueden comprar drogas y en la que no hay delitos de sangre o terrorismo, parece excesiva".

Un eBay de drogas

El modelo de negocio de Silk Road le otorgó mucha repercusión entre los usuarios de la web profunda pero no el liderazgo del sector: los portales Agora y Evolution generaron más negocio en la venta de drogas por internet, según el informe The internet and drugmarkets, publicado en enero por el Observatorio Europeo para las Drogas y la Adicción a las Drogas (EMCDDA).

"Silk Road consiguió crear un mercado de drogas al estilo eBay, basado en la confianza y que demostró funcionar. En el momento actual hay al menos 15 mercados similares que funcionan a pleno rendimiento. Cualquier persona con unos conocimientos medios de informática puede comprar éxtasis, LSD o cocaína y recibirlos en su casa en un sobre discreto. En mi opinión, a medio plazo esto puede significar un jaque mate a las políticas actuales sobre drogas. Así que, aparte de los cargos de los que se acusa a Ulbricht, evidentemente hay un trasfondo político muy importante", opina Caudevilla.

Comprar droga, ¿mejor en la calle o en internet?

Fernando Caudevilla valora positivamente algunos aspectos de la compraventa de drogas a través de internet, aquellos relacionados con prevención de riesgos y exposición a la violencia. "Silk Road ofrecía muchas ventajas frente a los mercados tradicionales de drogas, como es un entorno en el que los usuarios podían evaluar la calidad de los productos, disminuyendo el riesgo de fraude y adulteracion. Muchos vendedores ofrecían resultados de análisis sobre sus productos. Se evitaba el contacto directo entre compradores y vendedores, reduciendo la posibilidad de crimen y violencia", argumenta.


Fuente: Diagonal
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor
Mostrar mensajes de anteriores:
Publicar nuevo tema  Responder al tema    Foros de discusión ->  Otros temas | Offtopics Todas las horas son GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro




Powered By: phpBB © 2001 - 2008 phpBB Group

WoW_Horde Theme By: Realm Designz
Copyright © RealmDesignz.com 2008 All Rights Reserved
Forums ©
El administrador de la presente página no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus usuarios, siendo cada uno de ellos responsable único y directo de las consecuencias que se puedan derivar de sus acciones y/o manifestaciones.

El material que en esta página se encuentra no vulnera en ningún momento la legislación ni los derechos de las compañías propietarias de los juegos y/o utilidades que aquí se albergan. Asimismo, la web cumple con la normativa reguladora de la IDSA/ESA.

Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos sin el consentimiento expreso de sus autores.

Valid HTML 4.01! Valid CSS!

Games Blogs
Games blog

PHP-Nuke Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL. PHP-Nuke comes with absolutely no warranty, for details, see the license.


WoW Horde Theme
Copyright © 2008-2009 PHPNuke Theme All Rights Reserved.

WarCraft Renders/Images
Copyright © 2008 of Blizzard Entertainment Co.