Idiomas
Selecciona el idioma del sitio:

English Spanish

Patrocinados

Menú principal
· Home
· Análisis
· Archivo
· Descargas
· Encuestas
· FAQ
· Foros
· Juegos en línea
· Lista de prisioneros
· Manuales y revistas
· Mapa del sitio buscadores
· Mapa del sitio público
· Mensajes privados
· Tags
· Trivial
· Tu cuenta
· Videojuegos en Ebay
· Webs interesantes

Prisioneros en línea
Bienvenid@, anónimo

Registro
¿Perdiste la contraseña?

Nombre de usuario:
Contraseña:
 
Usuarios
Usuarios en total: 10711
Nuevos hoy: 0
Nuevos ayer: 1
Último usuario: Gabayeti

Más usuarios en línea
Usuarios: 2
Anónimos: 3193
Total: 3195

Usuarios en línea
Total en línea: 34
Anónimos en línea: 34
Usuarios en línea: 0


Juego al azar


Tags

Contador de visitas

Los 10 países que más nos visitan

1148997
1071182
969928
497828
455688
179354
137702
80691
79785
75451


Hoy visitas
Total visitas

La Mazmorra Abandon - La mejor selección de abandonware de terror y misterio de la red :: Ver tema - La casa de huéspedes, ó Esperanza, Arkansas
 ·  Grupos de Usuarios  ·  Miembros  ·  Perfil  ·  Buscar  ·  Entre para ver sus mensajes privados
FAQ  ·  Entrar


La casa de huéspedes, ó Esperanza, Arkansas
Ir a página 1, 2, 3  Siguiente 
Publicar nuevo tema   Responder al tema       Foros de discusión -> Relatos | Writings
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
niktgrump
Supremo Inquisidor
Supremo Inquisidor



Registrado: Jun 05, 2006
Mensajes: 868

MensajePublicado: Sab Jul 15, 2006 3:34 pm Asunto: La casa de huéspedes, ó Esperanza, Arkansas Responder citando

Disculpad que no haga presentaciones. Este es larguito.

_____________________________________________________________

La casa de huéspedes. ó Esperanza, Arkansas

1.

Soy viajante. No para una firma determinada. Compro y vendo prácticamente cualquier cosa, como un antiguo buhonero. Estoy instalado por mi cuenta y he recorrido varias veces el país en mi destartalada camioneta.

El negocio no da para mucho más que para alojarme en algún motel o casa de huéspedes, ir a ver la última película de Humphrey y Lana y beber una o dos copas de whisky los sábados por la noche.

Para alguien que lo perdió todo en la Depresión no es mala vida. De un día para otro me vi sin negocio, sin casa y sin esposa. Durante una buena época me vi, como se suele decir, viviendo en el arroyo compadeciéndome de mi suerte y bebiendo vino muy barato de una bolsa de cartón. Perdiendo un poco más de esperanza con cada trabajo del que era rechazado o por cada mano que creí que era amiga y que se retiraba cuando yo trataba de agarrarla.

Sí, ya sé que esos años no fueron buenos para nadie, déjeme decirle que estoy más que agradecido por esta nueva oportunidad que el destino, el mismo que antes me había arrebatado todo, me ofreció.

Este trabajo me ha dado la oportunidad de conocer a todo tipo de gente. Personas que paran su coche bajo la lluvia para ayudar a cambiar una rueda pinchada, o atracadores. Sí, he visto y vivido muchas cosas. Pero nada tan extraño, terrorífico como lo que voy a contarle.

El mes no se había dado muy bien. La camioneta necesitaba alguna reparación y un caballo que debía haber ganado llegó cuarto. Y me sentía agotado. Noches durmiendo en el vehiculo, kilómetros acumulados, mala comida… quería parar una semana, darme un largo baño caliente y dormir tres días seguidos. Pero, sencillamente, no podía pagarlo. Y para mejorar todo el paquete parecía que Dios en persona había decidido que el segundo diluvio comenzase esa tarde.

La carretera era comarcal, llena de baches y estrecha. Al cruzarme con algún coche debía uno de los dos apartarse al arcén. Por las ventanillas podía ver, antes de desatarse la ira de Dios, aburridos campos de trigo y algo de bosque semisalvaje.

Anochecía cuando vi un cartel que me pareció un rayo de sol a pesar de estar casi destrozado por el paso del tiempo: “Esperanza 1 milla”. Al menos podría tomar un café y cenar algo.

Tomé el desvío hacia el pueblo. Si hasta entonces la carretera había sido mala en ese momento se convirtió en intransitable. Los faros de mi furgón me mostraban un paisaje desolador: casas de campo cayéndose por falta de cuidados, campos de cultivos a los que comenzaba a reclamar la naturaleza. Y al final, a una milla y media del cartel, Esperanza. Una Esperanza pequeña y moribunda. Una calle de casas vacías. Una cafetería con las luces apagadas y los cristales rotos, una iglesia al final, sobre una pequeña colina, con desconchones en la pintura.

Decidí que lo mejor era dar media vuelta. Entonces la vi. Una luz, una única luz en una gran casa justo en medio de la avenida. Sonreí cuando los faros de mi auto iluminaron otro cartel que rezaba “Casa de huéspedes Emily” y debajo otro más pequeño “Hay habitaciones”.

El motor se quejó cuando decidí pararlo. No tenía mucho dinero, pero pensé que si el negocio le funcionaba tan mal a Emily como sospechaba, cualquier miseria sería suficiente. “Aun existe Esperanza” me dije sonriendo.

Parado bajo la lluvia, después de haber llamado a la puerta con un enorme tirador pues no había timbre alguno, perdí el humor. Llamé otra vez y otra. Justo cuando iba a girarme la puerta se abrió.

2.

La anciana que tenía ante mi sonreía acogedoramente. En su juventud debió ser una belleza. La belleza del pueblo. Y el tiempo no la había tratado mal. Mantenía cierta gracia en su figura y sus ojos azules estaban llenos de alegría e inteligencia. Y el interior de la casa parecía embebido del mismo sentimiento. Casi podía notar el fuego ardiendo en el salón, el asado en el horno y las mantas esperando a dar calor a los durmientes.

-No se quede bajo la lluvia, hijo. –Me dijo con dulce voz de abuela mientras se apartaba para dejarme entrar.

-Gracias. –Alcancé a decir mientras agitaba mi sombrero en el quicio para quitarle el exceso de agua. –Oh, lo siento. –Lamenté al ver el pequeño desastre que había provocado mi gabardina y mis zapatos mojados en la entrada.

-No se preocupe. Es lo que pasa cuando se pone a llover. –Contestó sin perder la sonrisa. -¿En qué puedo ayudarle?

-He visto el cartel… -Señalé hacia él como si pudiéramos verlo a través de la puerta. Enseguida admití –No se si me alcanzará el dinero…

-¿Qué clase de cristiana sería si le dejase vagar en una noche como esta? No se preocupe. Págueme lo que pueda ¿Ha cenado?

-En realidad no he probado bocado en todo el día.

Ella me cogió del brazo. –Acompáñeme a la cocina. Mi nombre es Emily.

En mis viajes he descubierto que básicamente existen dos clases de casas de huéspedes. En el primero el inquilino es tratado como un miembro muy querido de la familia y que solamente visita a los propietarios de tanto en tanto, por lo que es agasajado por la viuda o solterona que regenta la casa. En el otro, al contrario, el huésped no es alguien más que un invitado no deseado, pero que deja algo que los dueños necesitan, dinero, y es este último el que suele ser mejor mirado por los dueños.

En el paseo hasta la cocina pude pegarle un primer vistazo a la casa. Tal como sospechaba ardía en una chimenea un fuego. La casa estaba muy limpia y la decoración es la que puede encontrar en cualquier casa de cualquier abuela: muebles pasados de moda, retratos de familia, flores en vistosos jarrones… Una foto me llamó la atención. Se trataba de una mujer de unos cuarenta años sentada en una silla. Era muy hermosa, de larga cabellera negra. Sin embargo me sentía como si estuviera viendo un horrible accidente de tráfico. Me detuve, y Emily también.

-¿Es usted? –Pregunté por el parecido de ambas.

-Mi madre. –Contestó ella con un suspiro.

-Era muy hermosa. Y usted se parece mucho. –Intenté halagarla.

-Se la tomaron recién muerta. –Lo dijo mecánicamente, como el guía de un museo harto de repetir ya las mismas informaciones día tras día. Ante mi expresión de sorpresa ella se explico mientras me obligaba a andar de nuevo. –Piense que la fotografía no era algo habitual por aquel entonces. Y era caro. No era tan extraño como puede sonar hoy en día que para guardar un recuerdo se llamase al fotógrafo cuando había fallecido alguien. –Cuando terminó de hablar, Emily, ya estaba preparando un sándwich de carne fría y un vaso de leche.

Sentados en el salón esa noche hablamos algo. Yo le conté mis desgracias durante la Gran Depresión como he hecho al comenzar mi relato y ella me hablo de retazos de su vida y del pueblo.

Cuando subí a mi habitación pasé de nuevo ante el retrato de la madre. Ahora entendía lo que me llamaba la atención. Eran sus ojos. Sin movimiento ese cuerpo podría haber estado lleno de vida, podría haberse levantado después que el fotógrafo tomase su instantánea para continuar con sus quehaceres. Pero los ojos no reflejaban emoción alguna. Estaban muertos.

Esa noche soñé con los ojos muertos.

3.
Me desperté pasado el mediodía. Y eso me extrañó a pesar del cansancio que llevaba acumulado. También sentí mucho calor. De hecho debí apartar las mantas mientras dormía pues estaban tiradas por el suelo y aun así me notaba la frente y la espalda húmedas de sudor.

Pronto descubrí la razón. El techo era de placas metálicas, cosa en la que no había reparado al acostarme. Me refresqué en una palangana que había en mi propia habitación y me vestí.

Al ir a la cocina, en busca de Emily, desvié mi mirada del cuadro. Una noche con pesadillas había sido más que suficiente.

No encontré a Emily pero sobre la cocina de carbón, aun caliente había una cafetera. Tomé dos tazas en completa soledad.

Debía partir pero no me parecía educado marcharme sin pagar la hospitalidad con los pocos dólares que me quedaban y algún cachivache. Sin despedirme siquiera de la amable Emily. Y para ser francos, si además conseguía algo de almuerzo, mejor que mejor.

Iba a servirme algo cuando lo oí. Un ruido de pisadas sobre la madera del suelo. Giré mi cabeza hacia el ruido alcanzando a ver la mancha de una sombra.

-¿Emily? –En esos momentos sólo alcancé a llamar a la dueña. Nadie respondió. -¿Emily? –Repetí mientras me levantaba de la silla y me dirigía hacia el salón. Durante un segundo un horrible hedor lleno mi nariz. Sólo durante un segundo.

Al lado de donde Emily me había escuchado la noche anterior, sentada en el suelo, una mujer agarrándose las rodillas con sus brazos y balanceando su cabeza como en estado de shock. Un escalofrío me recorrió la espalda al creer reconocer a la madre de Emily. Tenía su misma larga y negra cabellera, pero sus rasgos eran ligeramente diferentes. Una nariz más ancha, los labios sutilmente más llenos…

Cuando se calmaron mis nervios lo suficiente me acerqué hacia la joven. Lentamente para no asustarla. Me arrodillé junto a ella y le puse la mano suavemente sobre un hombro. Pero ella ni se inmutó. Seguía completamente ida.

Alcé mi mirada para buscar a Emily, inútilmente no había rastro de ella. Algunas palabras surgieron de mi boca para calmar a la joven, pero no las recuerdo ni surtieron efecto alguno.

Me incorporé y di vueltas alrededor de la mujer para desentumecer mis piernas. Estaba al borde del ataque de nervios. ¿Quién era esa joven? ¿Dónde estaría Emily si no había lugar en el pueblo al que poder ir? Una idea cruzó mi mente y ¿si las dos fueran una? Era sencillamente imposible. La joven tal vez fuera su hija retrasada. No era extraño que en los pueblos se escondieran a estos desdichados como si fueran una vergüenza, un pecado, y Emily bien podía estar en el jardín, o podía haberle ocurrido algo. No era una persona jov…

La mujer gritó. Un chillido espantoso y agudo. Sin tiempo a reaccionar se levantó y echó a correr escaleras arriba. La seguí. En el pasillo me dirigí hasta mi cuarto…Olvidando mi persecución, mi curiosidad, mi miedo, todo. Me desvestí y volví a tumbarme en mi cama impelido por una voluntad que no era la mía, con una sensación de ser participe a la vez que mero espectador de los movimientos que realizaba. Me obligué a buscar con la vista a la joven.

No había rastro de ella comprobé antes de quedarme dormido.

4.

Me desperté. Estaba hambriento y convencido de que todo se había tratado de una pesadilla. Me sentía descansado aunque el techo hacia que la habitación estuviera a altas temperaturas. Me lavé en la palangana y me vestí. Por extraño que parezca ahora, no sentí la premura de salir. Y no ya sólo por lo sucedido el día anterior, que mi mente me repetía que era un sueño hasta… hasta… permítame que mantenga el suspense hasta el final. Me ganaba la vida en la carretera pero no sentía prisas por irme.

Con gran esfuerzo logré abrir la ventana de mi cuarto. El sol me cegó durante unos momentos. Resultó que Esperanza resultaba aun más tétrico a la luz del día que a la de la noche. Los edificios vacíos con desconchones en la pintura y vidrios rotos. Había un edificio alto, de tres plantas, de una de las ventanas del último piso colgaba una gran rama, tan grande como un árbol pequeño. Imagine la fuerza del viento que la estrelló allí. Pensé que era un símbolo de la fragilidad de nuestras vidas, de nuestros hechos. Y la ausencia total de ruidos… ningún motor, ninguna madre llamando a su hijo… Empezaba a sudar de nuevo. Al abrir la puerta me encontré de bruces con Emily. Yo di un respingo por el susto. Ella sonrió. Parecía que había pasado la noche haciendo guardia frente a la puerta, y parecía que podría haber esperado ante ella hasta el Juicio Final.

-Le traigo una toalla limpia. –Me la alcanzó y entró en la habitación para recoger la que yo había acabado de usar. -¿Qué le apetece desayunar?

-Café, sólo café. –Y una cajetilla de Pall Mall para templar mis ánimos, pensé. Había olvidado el hábito fumar cuando decidí que era mejor el vino barato durante la Depresión.

-Un hombre como usted tendría que desayunar fuerte. –En ese momento me volvió el hedor del día anterior. –Le prepararé unos huevos y algo de bacon. –Debí palidecer por que lo siguiente que dijo fue -¿Se encuentra usted bien? –El maldito olor me asfixiaba.

-Únicamente algo mareado. –Tartamudeé. Ella fue a cogerme del brazo e instintivamente me aparté sin saber el por que.

-Acompáñeme a la cocina. –Si se había disgustado por mi gesto no lo mostró.

La seguí y volví a girar la cara ante la foto de la muerta. El olor desapareció con la velocidad con la que apareció, pero mis sentidos seguían mareados.

No me di realmente cuenta del hambre que tenía hasta que di el primer bocado. Bebí café y comí todo lo que Emily me había preparado y si me hubiera ofrecido más, sin dudar lo hubiera aceptado. Y durante el tiempo que yo desayunaba Emily sentada frente a mí me observaba encantada.

-Lo ve muchacho. Necesitaba comer. ¿A qué se encuentra mejor?

Asentí con la cabeza mientras masticaba el último trozo de bacon. Emily se levantó y me sirvió otra taza de café.

Y mi mundo volvió a enloquecer pues el reflejo de Emily en la cafetera no era el suyo. La criatura que vi reflejada era pálida hasta ser como una hoja de papel, de piel apergaminada y de extrema delgadez, como si se consumiera a sí misma. Tenía los ojos cerrados y cuando los abrió pareció verme y su cara mostró un grito de gran tristeza y….

5.

Desperté. Estaba en mi habitación y el calor era insoportable. Pensé si no estaría enfebrecido. Me sentía fuera de mis cabales. ¿Había sido todo un sueño? ¿Era mi primera mañana en la casa de huéspedes de Emily? ¿La tercera? ¿Acaso lo que había asumido como la pesadilla que había provocado la foto de la muerta también había sido real? ¿Cómo había llegado a mi habitación? Emily no podría haberme arrastrado desde la cocina ¿Tenía algo que hacer fuera de la casa? Realmente, ¿quería salir de esa casa? Me sentía dentro de una pesadilla. Como si hubiera sido empujado a la pesadilla de otro. No creo poder explicar bien lo que sentía y pensaba en esa mañana. Nadie lo podría explicar. Intenté levantarme con la esperanza de echar algo de luz a mi situación. No pude. Me sentía débil y hambriento. Sí, pensé, debo estar muy enfermo. Todo es producto la fiebre. Para corroborar mis palabras me vinieron arcadas, pero nada salió de mi boca. Tenía el estomago completamente vacío.

6.

Me desperté. Y…

7.

Me desperté. Al lavarme vi que tenía la camiseta muy sucia. Y eso me aterró. Me la quite y la lancé a la otra punta del cuarto. Yo mismo apestaba a sudor. Tanto que dudaba que ni con dos baños se me fuera el olor. Acabado de vestir abrí la puerta. Ella no me estaba esperando, cosa que me tranquilizó. Bajé por las escaleras. Crujió un escalón. Podía oír a Emily en la cocina.

Al verme me sirvió una taza de café. Aparté la vista de la cafetera.

-Buenos días. –Dijo solícita.

Apenas si pude gruñir una respuesta. Bebí el café y comí otra vez huevos y bacon. Tomé otra taza de café. Ella me miraba como si esperase que le dijese algo. Pero yo no tenía gana ninguna de entablar conversación. Le esquivaba su mirada, como un perro rehuye la de su dueño. Al rato nos sentamos en el salón. Yo me sentía fortalecido por el desayuno, pero demasiado ensimismado con mis pensamientos como para hablar. Pero sentía la necesidad de romper el silencio. Emily tejía.

-¿No tiene hijos? –Pregunté al final.

-No. –Dejó de tejer y una mueca de dolor cruzó su cara. –Mi marido murió antes de que tuviéramos tiempo. Estoy sola en este mundo. –Recordé que ella me había contado que su marido enfermó al poco de casarse y murió antes de cumplir el primer aniversario de bodas.

-¿No tiene ayuda? Esta casa es muy grande….

-Me las apaño. –Había comenzado a tejer de nuevo y se mecía en la mecedora creando un ñic-ñic hipnótico.

Estuvimos así hasta bien entrada la tarde. De vez en cuando surgía una pequeña conversación que no duraba más de cuatro o cinco frases. Caí en la cuenta de que no habíamos almorzado. Y no parecía tener intención de preparar la cena. Bostecé y me levanté del sillón para desperezarme. Y mientras daba vueltas alrededor del salón todo pareció desaparecer. Todo era un decorado que cubría podredumbre. La casa era una ruina como el resto del pueblo.

Durante un segundo aquel terrible olor volvió.

E igual que había desaparecido el hechizo que cubría los muebles, desapareció también las telarañas que cubrían mi mente. En todo el día, en muchos días pasados, no había cruzado por mi mente la idea de ponerme en la carretera otra vez. Hasta ese momento.

-Me voy. Tengo que salir de aquí. –Me dije lanzándome hacia la puerta. Giré el pomo, pero no se abrió. Estaba cerrada con llave. Las lágrimas acudieron a mis ojos.

-No puedes marcharte. –Suplicó Emily a mis espaldas.

-Maldita vieja. Abre la puerta. –Grité desesperado. En esos últimos cinco segundos salir de aquella casa, abandonar Esperanza, había tomado más importancia para mi que respirar.

-No me dejes. –Suplicaba ella. Podría haber roto el corazón de cualquiera ver a aquella adorable viejecita rogar de esa manera. De cualquiera menos el mío. Los dos llorábamos por que sabíamos que uno de los dos perderíamos. No había término medio. Era ella o yo.

Pateé la puerta.

-No saldrás de aquí. –Con fuerza sobrehumana me agarró y me empujó. Salí volando hasta caer a los pies del sillón. Me había lastimado el hombro y una pierna. Emily gritaba mientras su cara se transformaba en una horrible máscara que hubiera aterrado al mismísimo Lugosi. Se acercaba a mí chillando, babeando. A sus espaldas unos rayos convergían sobre ella devolviendo a la casa su aspecto real.

Sus manos se convirtieron en garras de largas uñas que amenazaban con despedazarme, su pelo había caído a jirones, su piel se había llenado de pupas. Y avanzaba hacia mí gritando enloquecida “no te marcharas, no te marcharas”.

Como buenamente pude corrí cojeando hasta la cocina. Allí me atrapó. El olor de la que había sido Emily me hacía llorar, me mareaba. Forcejeamos, forcejeé más bien pues ella se limitaba a sujetarme, logré hacerme con un cuchillo y se lo clavé en un costado. Me soltó mientras un líquido que debería haber sido sangre resbalaba por mi mano.

Me escabullí de Emily y subí por las escaleras. Intenté abrir la primera puerta que encontré, pero estaba cerrada. La oía detrás de mí, subiendo la masa informe en que se había convertido su cuerpo por las escaleras.

Salté con el hombro por delante a la siguiente puerta y….

8.

No, esta vez no desperté. La persecución a mis espaldas había cesado. Todo estaba en silencio salvo por… un silbido, una respiración que acababa en silbido. Y ahora el olor que me había martirizado tanto parecía provenir de delante de mí.

Mis ojos tardaron en acostumbrarse a la oscuridad de la habitación. Lo primero que pude distinguir fue la forma de una cama. Me acerqué. Había desparecido de mí toda sensación de miedo. Fue clara para mí la idea que nunca había corrido peligro. Ni siquiera durante la persecución.
Había un cuerpo en la cama. Era Emily. En su verdadera forma, tal y como la había visto reflejada en una cafetera brillante. Apenas era un cascarón vacío. Estaba sucia, llena de sus propios orines y heces. Podía oír los zumbidos de las moscas.

¿Cuánto tiempo había permanecido así? Consumiéndose así misma Mucho más del humanamente posible, sin duda

¿Estaba en verdad viva? Su pecho subía y bajaba con lentitud.
La observé. Su piel apergaminada y llena de llagas. Sus labios hinchados por la sed, sus huesos marcándose en la piel. Levantó trabajosamente un brazo. Con miedo a que se partiese yo tomé su mano entre las mías. Habló, pero no la entendí.
-Me quedaré aquí, Emily. El tiempo que haga falta. –Dije con un nudo en la garganta. Ahora lo comprendía todo. Ella lo había dicho: “Estoy sola”. Y no le había importado vivir sola, pero no se había atrevido a morir sola. Había obligado a su cuerpo a mantenerse vivo más allá de lo posible. Esperando. Creando una fantasía donde refugiarse, donde aún podía valerse por sí misma. Una falsa realidad tan fuerte que me atrapó. Creí beber café, comer y lo único que hice fue morder aire. No la tuve delante de mis ojos hasta que no violenté la puerta de su dormitorio. Y todo para que le cogiese la mano.

Estuve con ella hasta que, poco antes del amanecer, dejó de oírse el silbido de su respiración.

FINIS
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
opel
Prisionero
Prisionero



Registrado: Jul 24, 2006
Mensajes: 44

MensajePublicado: Lun Jul 24, 2006 9:59 pm Asunto Responder citando

Sta weno pero, no sep, no lo entendi mu bien, pero q se le va a hacer. por cierto, quien es el creador de esto¿??¿?¿?¿?¿?¿??¿???¿¿?¿?¿?¿?¿??¿?¿¿??¿?¿¿?¿¿¿??¿¿?¿??¿?¿¿? Smile
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
niktgrump
Supremo Inquisidor
Supremo Inquisidor



Registrado: Jun 05, 2006
Mensajes: 868

MensajePublicado: Lun Jul 24, 2006 10:32 pm Asunto Responder citando

Gracias, espero, por tu comentario. El cuento lo escribí yo mismo. Y que no te parezca raro si no entendiste mucho, no lo corregí, no mucho, y hay trozos que quedan así como al aire Embarassed lo siento.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
opel
Prisionero
Prisionero



Registrado: Jul 24, 2006
Mensajes: 44

MensajePublicado: Lun Jul 24, 2006 10:37 pm Asunto Responder citando

Bueno, ya me voy a ir y quiero pedirte perdon por haberme presentado antes, es que pensaba que al registrarme podia descargar los juegos que yo estaba buscando. pido perdon atodos como lo hice en el general y os digo adios, y, para que me podais perdonar un poco mejor os dejé un relato de terror humorístico en relatos. de nuevo pido perdon a todos... Sad
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Paskuator
Cautivo
Cautivo



Registrado: Feb 02, 2006
Mensajes: 100
Ubicación: Generalmente en FrikiDune
MensajePublicado: Mar Jul 25, 2006 1:17 pm Asunto Responder citando

Pues a mi me ha gustado bastante. Tiene un cierto toque asi "onirico" de irrealidad temporal que lo hace muy interesante sip..

Por cierto Niktgrump, veo que tienes soltura con esos de los relatos cortos (e inventiva que es lo mas importante). ¿No has pensado en recopilar unos 10 propios o por ahi, y editarlos tu mismo en libro? Creo que se puede hacer... Yo desde luego pienso hacerlo (cuando tenga algo que editar jajaja).

Si lo haces avisa xD que te compro una copia (que sea barata please xD). Me gustan tus relatos, son dinamicos, no aburren. Muy parecido a como escribo yo sip xD.

¡Saludos!

_________________
HTTP://www.cyberscope-station.com/frikidune
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
niktgrump
Supremo Inquisidor
Supremo Inquisidor



Registrado: Jun 05, 2006
Mensajes: 868

MensajePublicado: Mar Jul 25, 2006 7:57 pm Asunto Responder citando

Muchas gracias por tu comentario Paskuator. Me has subido la autoestima para por lo menos un mes Very Happy
Y para mi desgracia soy demasiado vago como para hacer la recopilación y sobretodo "adecentarla". He estado echandole un vistazo al cuento este ante de escribir esto y he descubierto un error que es para tirarse de los pelos.... Y eso a nivel gramatical.... lo del "tiempo" realmente no me ha terminado de quedar bien, la resolución es demasiado... no sé creo que le faltan un par de frases para que todo quede más comprensible... pero, bueno, os lo doy gratis Laughing así que nada de quejas.... Laughing
Y termino ya por que me voy a cargar toda mi autoestima Laughing y va a parecer los extras de algún DVD (el post digo)
De todos modos tambien avisame tú si acabas publicando... podríamos llegar a un trato....
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
7f4df451
Vigilante
Vigilante



Registrado: Jun 17, 2006
Mensajes: 287

MensajePublicado: Jue Jul 27, 2006 1:53 am Asunto Responder citando

Perdona Niktgrump, pero no me había fijado que habías hecho un relato, que a mi, sinceramente, me ha gustado. Éspero que perdones esta sugerencia, pero lo unico que le faltaria al relato para que sea uno de los mejores sería alguna que otra frase para explicar lo sucedido medio asi como en resumen, pero aun asi tiene buena estructura. Y además, engancha, tienes mucho talento Niktgrump. Seguramente ya tienes ganado el concurso de relatos, lo digo enserio, porque es muy bueno Además, se nota que es muy original porque no estima una cualidad ni tiene como único objetivo intentar dejarte con el miedo en el cuerpo como otros. Intenta hacer relatos similares a este cuando puedas porque esta muy bueno.

PD; Espero que el proximo tambien sea gratis porque yo estoy en una mala situación económica Wink
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Paskuator
Cautivo
Cautivo



Registrado: Feb 02, 2006
Mensajes: 100
Ubicación: Generalmente en FrikiDune
MensajePublicado: Jue Jul 27, 2006 11:56 am Asunto Responder citando

Respondiendo al tema de Niktgrump, pues hombre, seguramente si, habrá más de una falla... pero no somos profesionales xD hay que mirar un poco con el "ojo vago" Laughing

El caso es que la historia es dinamica y original, tal dice "7". He leido muchas "antologias de terror y misterio" de éstas de relatos cortos... y bueh... hay obras maestras si, pero hay relatos que en mi opinión... vamos no sé, muy simples y predecibles. Y si esos estan publicados... pues bueno... por soñar un poco... ¿no? Twisted Evil

Nicktgrump escribió:
De todos modos tambien avisame tú si acabas publicando... podríamos llegar a un trato....


Descuida xD Aunque espera más bien sentado... ahora estoy "empezando a escribir" a SABER escribir, vaya. Para que llegue el momento de "Hola, me presento, soy escritor, ¿qué tal?" queda muuuuuuuuuuuuucho tiempo jajajajaja

¡Saludos!

_________________
HTTP://www.cyberscope-station.com/frikidune
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
niktgrump
Supremo Inquisidor
Supremo Inquisidor



Registrado: Jun 05, 2006
Mensajes: 868

MensajePublicado: Jue Jul 27, 2006 7:33 pm Asunto Responder citando

Muchas gracias 7 por el comentario. Yo tambien creo que el final no queda del todo claro. Me zampo la explicación en dos frases y puede que quede algo "oscuro" Supongo que como lo escribí casi del tirón al final ya estaba algo cansado y con ganas de acabar de una */%$ vez Razz

Sí que soy algo durillo criticando mi "obra", trato de olvidarme que es mío y pensar lo que pensaría si lo leyera en un libro. Lo que consigo con eso es pasar laaaargas temporadas sin escribir Laughing Laughing Laughing
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
guardian
Administrador
Administrador



Registrado: Oct 28, 2005
Mensajes: 8450

MensajePublicado: Jue Ago 03, 2006 2:01 am Asunto Responder citando

¡A mí también me gusta tu forma de escribir Niktgrump! ¡Enhorabuena por el relato! Very Happy Desde luego os estoy muy agradecido por vuestras contribuciones, que no sólo se caracterizan por la intención, sino también por la calidad, ya que me ha sorprendido haber aunado un grupo de escritores tan bueno.

Cada día estáis haciendo unos foros de más calidad entre todos, prisioneros Smile
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor
niktgrump
Supremo Inquisidor
Supremo Inquisidor



Registrado: Jun 05, 2006
Mensajes: 868

MensajePublicado: Jue Ago 03, 2006 8:02 pm Asunto Responder citando

Muchas gracias Guardián por tus comentarios.
Y sí, es un placer darse una vueltecita por el hilo este de relatos.

Ah y bienvenido de nuevo.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Marxianna
Jefe de mazmorras
Jefe de mazmorras



Registrado: Jun 29, 2006
Mensajes: 588

MensajePublicado: Lun Ago 07, 2006 3:25 pm Asunto Responder citando

Wow, niktgrump, qué pasada de relato!!! No tenía muy claro si lo habías escrito tú o Edgar Allan Poe!!! En serio, está genial. Y no me parece que hayas cogido el final por los pelos, creo que está explicado lo justo para entenderlo pero que quede un poco de enigma sobre el asunto xDDDd

En serio,genial.Me inclino ante tu arte!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
niktgrump
Supremo Inquisidor
Supremo Inquisidor



Registrado: Jun 05, 2006
Mensajes: 868

MensajePublicado: Lun Ago 07, 2006 10:02 pm Asunto Responder citando

Embarassed marxi tienes una copa pagada.... que digo una copa, una cena, ¿una cena? unas vacaciones.... que c*j*n*s UN PISO con lo caros que están y todo Laughing
El Nobel, asi en Euros, ¿cuanto séran? XDDDDD
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
guardian
Administrador
Administrador



Registrado: Oct 28, 2005
Mensajes: 8450

MensajePublicado: Mar Ago 08, 2006 12:27 am Asunto Responder citando

¡Reunámonos todos en el Café Gijón donde tantas mentes privilegiadas de la literatura nacional han pasado tan gratos momentos! ¡Este foro está lleno de futuras promesas! ¡Olé por todos vosotros! Very Happy
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor
Marxianna
Jefe de mazmorras
Jefe de mazmorras



Registrado: Jun 29, 2006
Mensajes: 588

MensajePublicado: Mar Ago 08, 2006 6:30 pm Asunto Responder citando

Me conformo con otra historia,niktgrump Wink xDDDDD En serio,es estupenda,y no lo digo porque me quieras pagar un piso,conste Rolling Eyes xDDDD

Ya tenemos nuestro propio lugar de reunión de mentes privilegiadas de la literatura nacional, guardián: la Mazmorra!!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes de anteriores:
Publicar nuevo tema  Responder al tema    Foros de discusión ->  Relatos | Writings Todas las horas son GMT + 1 Hora
Ir a página 1, 2, 3  Siguiente
Página 1 de 3

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro




Powered By: phpBB © 2001 - 2008 phpBB Group

WoW_Horde Theme By: Realm Designz
Copyright © RealmDesignz.com 2008 All Rights Reserved
Forums ©
El administrador de la presente página no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus usuarios, siendo cada uno de ellos responsable único y directo de las consecuencias que se puedan derivar de sus acciones y/o manifestaciones.

El material que en esta página se encuentra no vulnera en ningún momento la legislación ni los derechos de las compañías propietarias de los juegos y/o utilidades que aquí se albergan. Asimismo, la web cumple con la normativa reguladora de la IDSA/ESA.

Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos sin el consentimiento expreso de sus autores.

Valid HTML 4.01! Valid CSS!

Games Blogs
Games blog

PHP-Nuke Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL. PHP-Nuke comes with absolutely no warranty, for details, see the license.


WoW Horde Theme
Copyright © 2008-2009 PHPNuke Theme All Rights Reserved.

WarCraft Renders/Images
Copyright © 2008 of Blizzard Entertainment Co.